15 días por Tailandia

Es difícil hacer un itinerario de 15 días por Tailandia. Nosotros estuvimos más de dos meses para recorrer todo el país, y aun así hubo cosas que nos quedaron pendientes en un próximo viaje. Dependerá de los gustos de cada persona, de sus inquietudes, si buscamos más playa, más naturaleza o más historia o cultura. En estos  días nos centraremos en la parte sur de Tailandia, desde Bangkok a Phuket haciendo recorrido por el Golfo de Tailandia, es decir, la parte más turística, la de las playas paradisíacas y las islas, pero con rincones preciosos que valen la pena descubrir.

Después de un largo viaje para llegar a Bangkok, lo mejor es reservar un buen hotel cerca del río. Es dónde se encuentran los de mejor relación calidad-precio, son muy buenos, confortables y no están lejos de las principales atracciones. Y muchos de ellos disponen de unas vistas espectaculares.

El Palacio Real de Bangkok es visita imprescindible
El Palacio Real de Bangkok es visita imprescindible

Para visitar la capital tailandesa adecuadamente, reservaremos unos cuatro días, mínimo para ver todos los atractivos de la ciudad. Podemos empezar el tour por el Gran Palacio Real. La figura del rey está omnipresente en todo el país, levantando gran devoción, con fotos de la familia real en cada esquina de cada ciudad. Su palacio es, sencillamente, impresionante. Realmente se trata de un conjunto de Wats, o templos, que dejan al visitante maravillado con lo cuidadoso de su arquitectura, el detalle de su decoración y la variedad de Buddhas. No perderse el alabado Buddha Esmeralda, o el Buddha yacente más grande de Tailandia, con 46 metros de largo y 15 de ancho, ubicado cerca del Palacio, en el Wat Po.

Podemos dedicar a la visita del Gran recinto un día completo, o al menos, una mañana.

El Buddha yacente más grande del mundo
El Buddha yacente más grande del mundo

La zona donde se ubica el Gran Palacio se completa con numerosos Wats que forman un majestuoso conjunto religioso y cultural, con el rio que lo bordea. Imprescindibles son las visitas al Wat Arum, el templo del amanecer, y el Wat Trimit, con el Buddha de oro, en la zona de Chinatown, que merece un recorrido por sus callejuelas laberínticas. El mercado de las flores o el mercado de los ladrones son imprescindibles para los amantes de las compras y las gangas.

Si os gustan los museos y los objetos históricos, es recomendable la visita al Royal Barges Museum, el Museo de las Barcazas Reales, que sólo salen en la celebración del cumpleaños del rey y te permite ver una gigantesca barca de oro.

Aconsejable también el desplazarse a ver el Palacio de Vinanmek, la residencia de verano del monarca, una enorme casa construida en teca, muy curiosa de ver. Y en nuestro recorrido no podemos perdernos el Wat Benchamahophit, grandioso templo blanco de mármol, y la subida al Golden Mount, con vistas de la zona de Rattanakosin, el centro religioso de Bangkok.

Rai Leh, un paraíso desconocido en la zona de Krabi
Rai Leh, un paraíso desconocido en la zona de Krabi

Hay otras muchas cosas para ver o hacer en Bangkok, pero recomendamos un recorrido por el Rio Chao Praya, bien en barco turístico o bien utilizando el transporte local, y la visita al Barrio Rojo para ver un espectáculo típico tailandés que no os dejará indiferentes.

Desde Bangkok es posible volar a Koh Samui, una isla muy explotada turísticamente pero de escaso atractivo. Utilizarla como punto de entrada por su aeropuerto o para descansar en uno de los lujosos resorts después de unos ajetreados días en Bangkok. Desde Koh Samui es muy fácil visitar Koh Phangan, una bellísima isla conocida por ser el lugar de celebración de la famosa Full Moon Party, la fiesta de la luna llena. Pero Phangan tiene rincones de una belleza indescriptible y poco masificados. Al igual que ocurre en Koh Tao, todavía más virgen que las otras dos. Y hay otras islas mucho menos turísticas, de más difícil acceso, pero que merecen dedicarles una escapada. Contáctanos para saber cuáles.

La paradisíaca Maya Bay en Tailandia
La paradisíaca Maya Bay en Tailandia

Desde el Golfo de Tailandia, podemos volar a Phuket, que ofrece bellas playas y algún templo sorprendente, como el espectacular Wat Chalong. Pero Phuket sirve como puerto de salida para visitar las islas Koh (isla) Phi Phi. Aunque siempre hay mucho turismo, es un paraíso imprescindible para cualquier visitante a Tailandia, con la increíble Maya Bay como atractivo principal. Unos tres días en estas islas nos permitirán disfrutar de un precioso paisaje, un bello snorkel, una amable gente y unos celestiales masajes tailandeses.

Y una vez disfrutado de Phi Phi, podemos terminar nuestro recorrido descubriendo la Tailandia menos turística, escapándonos a Krabi para perdernos en Rai Leh, un paraíso desconocido sólo accesible por mar al que se llega desde Ao Nang. La principal actividad aquí es relajarse en sus paradisíacas playas, hacer escalada o maravillarse de sus puestas de sol auténticas.

Antes de regresar a Phuket, podemos hacer un tour por la bahía de Phan Nga, famosa por la curiosa forma de la isla de James Bond y la aldea flotante.

Perdonarme porque es muy difícil explicar en pocas líneas todo el recorrido por esta parte de Tailandia. Si queréis los detalles, o ampliar información, no dudéis en contactarme.

info@consejerosviajeros.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.