Buceo en Omán, una costa por descubrir

Conocido por sus vastos desiertos, el buceo en Omán esconde tesoros bajo el mar que sorprenden a todo visitante. Descubrimos las maravillas de una costa omaní apenas explorada.

Desde Muscat a Salalah pasando por el Estrecho de Hormuz y el Golfo Pérsico, el buceo en Omán supone todo un descubrimiento para los buceadores experimentados. Y que además podemos combinar con visitas históricas, culturales, arqueológicas y buenas playas.

Omán tiene más de 1700 kilómetros de costa. Empezando por el sur, Salalah esconde bahías infinitas y playas prístinas. Bañada por el Mar Arábigo, donde se encuentra la mayor variedad de especies submarinas del país, la mejor época para bucear en estas aguas es de Octubre a Mayo. El mar es tranquilo en estos meses y la temperatura del agua excelente.

Es en esta zona del sur de Omán donde podemos bucear entre bosques de algas y arrecifes de coral, algo único. En Mirbat, una pequeña bahía a la que tenemos que llegar en barco, los corales están llenos de morenas, tiburones, pulpos, tortugas y, en ocasiones, también delfines. Y muchos otros sitios de buceo en Omán sólo son accesibles en vehículos 4×4. Estos puntos de inmersión cambian totalmente desde que las algas empiezan a crecer hasta que ya han desaparecido.

Pero es en el Norte del país donde encontramos la mayor variedad y los mejores puntos de buceo en Omán. Una costa inexplorada, con apenas huella del ser humano. Esta tierra remota está bañada por aguas del Golfo Pérsico y del Golfo de Omán, con ricos nutrientes que atraen a una variada y abundante vida marina.

Uno de los mejores puntos de buceo en Omán son las Islas Daymaniyat, al norte de Muscat. Estas pequeñas y rocosas islas están rodeadas de arrecifes de coral. Es la primera Reserva Natural Marina del país, ya que es un importante destino donde las tortugas ponen sus huevos. Y ahí, bajo el mar, te espera una sorprendente, variada y colorida vida marina. Dominan las tortugas, como no, pero también es posible encontrarse morenas, mantas raya y tiburones coralinos.

Al sureste de Muscat, en Bander Khayran, encontramos varios puntos de buceo entre cuevas y bahías. Y aquí tenemos uno de los mejores buceos de barcos hundidos de todo Omán, el Al Munnassir. Este barco de 84 metros de largo hundido a 30 de profundidad es hoy en día un arrecife artificial que acoge a gigantescas morenas, bancos de meros, tortugas y rayas.

Y no dejamos Muscat. La isla de Fahal ofrece un excelente buceo coralino a 40 metros de profundidad. También se conoce como la isla tiburón, ya que es frecuente avistar estos animales.

En la frontera entre Omán y los Emiratos Árabes encontramos la Península de Musandam. Destaca aquí Las Cuevas, que ofrece un fascinante buceo entre túneles y cavernas donde es posible avistar langostas. Y en su fondo arenoso podemos ver a rayas y tiburones descansando plácidamente.

En esta misma zona de Musandam, y accesible desde los Emiratos Árabes, tenemos Lima Rock. Aquí encontramos coral en paredes submarinas que caen 20 metros de profundidad y en las que encontramos atractivas cuevas. Es posible ver bancos de atunes en estas aguas, así como tiburones ballena en los meses más fríos.

Pero además del buceo en Omán, este destino ofrece la posibilidad de disfrutar de playas estilo Caribe, donde se asientan grandes resorts de lujo. O explorar desiertos únicos. Y asombrarse con una costa salvaje. Pero también permite realizar visitas históricas y culturales a partes del país donde se conservan las tradiciones beduinas.

Si buscas algo poco conocido, poco explotado, casi virgen en Oriente Medio, el buceo en Omán puede ser una oportunidad. No la desperdicies.

Si quieres más información sobre Omán o tienes cualquier otra duda, escríbenos por email a info@consejerosviajeros.com o deja tus comentarios a continuación.

Y gracias por darle al Like/Me Gusta y compartirlo en las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *