Costa de Brasil, Costa del Descubrimiento

De Porto Seguro a Trancoso, pasando por Arraial d’Ajuda. En esta costa de Brasil se sitúan los orígenes del país. Por algo se le conoce como la Costa del Descubrimiento. Un lugar de pueblos coloridos y playas paradisíacas, de una belleza natural deslumbrante. Y lugar de nacimiento de la lambada.

Pueblos de pescadores. Acogedores. Casas bajas y coloridas. Calles adoquinadas. Ambiente tranquilo y hippie. Preciosas vistas costeras y playas impresionantes para ti solo. Así es la costa de Brasil que pasa por Porto Seguro, Arraial d’Ajuda y Trancoso.

Foto de Ricardo Junior Guia Viagens Brasil.

En este litoral se asentaron los portugueses por primera vez en el nuevo continente. Año 1500. Es un lugar histórico. Y hoy un destino imprescindible en Brasil. La belleza de sus paisajes costeros, con acantilados coloridos, bosques de palmeras a orillas del mar y unas paradisíacas playas casi vírgenes, de arena reluciente y agua cálida, forman un paisaje de gran atractivo. Y además, aquí nació la Lambada, lo que también hace de esta zona un lugar de fiesta y diversión.

Empezamos nuestra ruta por esta costa de Brasil en Porto Seguro, el principal acceso a la Costa del Descubrimiento. Un acogedor pueblo con un pequeño puerto de pescadores. Resulta agradable pasear por sus calles y subir las escaleras que te llevan hasta la “Cidade Histórica de Nossa Senhora da Pena”. El primer asentamiento portugués en Brasil. Hay gran colorido, con pequeñas y cuidadas casas y numerosas iglesias. Un lugar muy interesante para pasear. Con un ambiente joven y tranquilo si sabes escapar de las fechas de más aglomeración, ya que es un destino muy turístico entre los locales, los brasileños.

Las playas de Porto Seguro no son tan espectaculares como las de sus poblaciones vecinas. Pero hay gran ambiente festivo, por lo que si buscas diversión es el destino ideal. Playas por el día. Fiesta por la noche. Y no dejes de probar la especialidad local, la Capeta.

De Porto Seguro puedes llegar a Arraial d’Ajuda en barca, cruzando el río Buranhem. Son 5 minutos de travesía. Y desde aquí, 5 kilómetros hasta el pueblo por un camino que recorre una enorme playa salvaje, semidesértica, salpicada por pequeñas cabañas. Es un paseo muy placentero y relajante.

Arraial d’Ajuda es el pueblo más cosmopolita de esta parte de la costa de Brasil. Un lugar sofisticado, claramente orientado al Turismo. Cabañas de madera en colores varios y acogedoras calles arboladas con adoquines y arena componen el paisaje. Aquí encontramos “la calles más encantadora de Brasil”, la Rua de Mucugé, un lugar lleno de bares, tiendas y restaurantes con un indiscutible encanto.

Las playas en las cercanías de Arraial son el lugar de escape. Pasando el pueblo se llegan a maravillosos arenales. Playas paradisíacas de ambiente tropical, con palmeras y barracas a modos de locales de diversión y relax.

Y en esta costa de Brasil puedes escoger el tipo de playa. Desde los acantilados de Taipe, Lagoa Azul y Pitinga, a los arrecifes y cocoteros de Mucugé y Araçaipe. Lugares fascinantes.

A Trancoso se puede llegar desde Arraial d’Ajuda recorriendo los 13 kilómetros de playa que los unen por la costa. Este es un pueblo mucho más pequeño, más rústico y tranquilo. Sus playas son menos visitadas, más solitarias, lo que les da un encanto adicional.

Su “Quadrado” constituye el centro histórico de Trancoso. Un lugar muy acogedor. Un enorme espacio verde, arbolado a sus laterales, con una iglesia jesuita blanca, una enorme cruz al fondo y vistas al mar y al horizonte. A su alrededor, numerosos cafés que se iluminan con velas al atardecer, creando un ambiente con gran encanto. Y un poco más allá, un mirador con una postal preciosa: vistas a los acantilados costeros con playas de arena reluciente, palmerales verdes y un mar azulado intenso.

Y de nuevo, sus playas son su principal atractivo. La arena reluce con un color amarillo vivo. Las palmeras crean atractivas formas. Arenales como Dos Nativos y Coqueiro resultan cautivadores. Rio da Barra juega con un rio que llega hasta el mar entre solitarios cocoteros. Y si ya continuamos más hacia el sur, la Praia do Espelho se mantiene pura debido a su difícil acceso.

Podemos llegar incluso hasta Caraiva, una aldea de pescadores sin tráfico, sin ruido. Está separada del continente por un río. Y es aquí donde se quedan los automóviles, ya que el río se cruza en canoa. El ambiente rústico e indígena domina el lugar. La belleza lo empapa todo en esta parte de la costa de Brasil.

Resulta difícil dejar esta Costa del Descubrimiento, histórica, de playas con arena reluciente, mar azul intenso y cocoteros. Con un ambiente hippie muy acogedor, de gran encanto y aire festivo. De calles coloridas e históricas, donde se respira alegría y diversión.

Si te han quedado dudas sobre esta ruta por la costa de Brasil, cómo llegar o cómo moverte o donde alojarte, puedes contactarnos por email a info@consejerosviajeros.com o dejar tus comentarios a continuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.