Crucerista, así eres tú

El número de cruceristas crece cada año. Suele ocurrir que, cuando haces tu primer crucero, repites y acabas enganchado. Te conviertes en crucerista, gente que elige un crucero para sus vacaciones. Y así se crea un perfil. ¿Te identificas?

Después de años trabajando a bordo de cruceros, empiezas a conocer el perfil del crucerista. Y luego salen estudios que lo confirman. Crucerista, así eres tú.

Los cruceros proporcionan una experiencia tal que la mayoría que lo prueban repiten. Y no sólo es un producto de verano. La variedad de destinos hace que el crucerista busque nuevas experiencias cada año. Y a veces en el mismo año.

Por tanto, podemos decir que como primera característica del crucerista es que es un pasajero experimentado. Ha realizado varios cruceros, conoce el producto y sabe cómo aprovecharlo y disfrutarlo.

Además, el crucerista está cada vez más formado e informado. Prueba diferentes compañías, diversos barcos, y los compara. Cada nuevo crucero se vuelve más exigente.

Y a diferencia de quien realiza un crucero por primera vez, los cruceristas buscan disfrutar del barco. Este es una experiencia más en sus vacaciones. Los pasajeros que reservan su primer crucero priorizan el destino, los puertos de escala. El crucerista le da gran importancia al barco. Saben que el entretenimiento a bordo, el spa y la comida son factores vitales en su experiencia. En mi vida como tripulante he conocido pasajeros que han estado toda una semana disfrutando de los servicios a bordo sin bajar del crucero en ningún puerto.

Lo curioso en este sentido, en cuanto al tipo de barco, es la evolución del crucerista. Sus primeros cruceros suelen ser en buques grandes, con miles de pasajeros. A medida que van haciendo más y más cruceros, van eligiendo barcos cada vez más pequeños, con menos gente. Se vuelven más exclusivos, más tranquilos. Aunque en este sentido, los tripulantes discrepamos. El crucerista experimentado puede pasar de la tranquilidad al nerviosismo extremo en cuestión de segundos. Son más calmados los primeros días del crucero, ya que saben cómo funciona perfectamente todo y no están tan excitados como los primeros cruceristas. Sin embargo, con el paso de los días, se vuelven más irascibles, con exigencias a veces extremas.

Pero, por otro lado, y una vez que el crucerista ha elegido su compañía preferida, la tripulación se convierte en su familia. Hay cruceristas que realizan tres, cuatro o cinco cruceros en el mismo año. A veces en el mismo barco. Se encuentran una y otra vez con las mismas caras, se conocen por sus nombres y se crea un vínculo emocional. La complicidad es mutua.

Y algo muy curioso de los cruceristas es la evolución de sus dudas. Al principio realizan muchísimas preguntas, de todo tipo. En su segunda etapa, realizan preguntas que para un tripulante es difícil de responder, algunas veces por cuestiones de seguridad y otras porque resultan ilógicas. Y en su última etapa el crucerista deja de realizar preguntas como “¿dónde está el final del muelle?”, seguramente porque ya haya realizado esta pregunta anteriormente y saben que el final del muelle está al final del muelle.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Otra cosa que identifica al crucerista es el tiempo que dedica a preparar su crucero. El novato cree que con elegir la ruta y el barco y hacer la reserva ya está todo hecho. Al llegar a bordo, se encuentran “desbordados”, y nunca mejor dicho.

El crucerista experimentado sabe que tiene que elegir las excursiones en tierra con antelación, ya que puede ser que a bordo se agoten. Sabe que tiene que seleccionar los turnos de cena y los restaurantes de especialidades antes de embarcar, para así asegurarse los mejores horarios y días. Y, por ejemplo, no discuten sobre el tema de las propinas o tasas de servicio que se pagan en el barco. Saben que esas propinas son el salario de quien te sirve en el restaurante o te arregla el camarote cada mañana con una sonrisa inmensa cada día.

Si eres crucerista experimentado o novato, o si te sientes identificado o no con alguna de estas características, nos los puedes comentar a continuación. Y si tienes dudas sobre el fascinante mundo de los cruceros, puedes escribirnos a info@consejerosviajeros.com

Y gracias por compartir en redes sociales.

One thoughtful comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.