Crucero grande vs Crucero pequeño, ¿qué elegir?

El barco de cruceros más grande del mundo puede alojar a casi siete mil personas. El más pequeño, apenas a 100. Os contamos las ventajas y desventajas de un crucero grande vs crucero pequeño.

¿Qué buscas en tu barco cuando te vas de crucero? ¿Disfrutar de una ciudad flotante con numerosos restaurantes, atracciones increíbles y paseos enormes? ¿O apreciar la exclusividad, la intimidad y la tranquilidad con poca gente? Hay varias cuestiones que dirimen la competencia crucero grande vs crucero pequeño. Las discutimos.

El Harmony of the Seas es el crucero más grande del mundo actualmente. Pero, en junio de 2018, el MSC World Class lo superará. Hay una competición entre navieras para construir barcos cada vez más grandes. Y otras que se dirigen en la dirección contraria, a buques más pequeños, más exclusivos, para unos 500 pasajeros. Y cada uno de ellos tiene su público. Pero no todo público tiene su crucero. Por eso es importante saber qué te puedes encontrar en un crucero grande vs crucero pequeño.

En un barco de crucero grande no te faltará de nada. Son ciudades enormes flotantes, algunos con capacidad para casi siete mil pasajeros. Por tanto, dispones de numerosos restaurantes a bordo, de cocinas variadas y que abren a diferentes horas.

Y los espectáculos a bordo de estos cruceros enormes son incluso mejores que los que puedes ver en tu ciudad. Los escenarios maravillan, con teatros gigantescos o al aire libre. E incluso cuentan con piscinas para hacer surf, pistas de patinaje sobre hielo o circuitos de karts en cubierta. El NCL Bliss tendrá en 2018 la pista de coches más grande sobre el mar.

Si buscas fascinarte con el barco, un crucero grande te maravillará. Su construcción te dejará boquiabierto, con enormes paseos y espacios que recrean a algunas ciudades. El espectáculo y el entretenimiento a bordo no tienen competidor. Eso sí, tendrás que pelear tu espacio con otras seis mil personas más. A veces un barco pequeño carece de animación. Se busca la tranquilidad.

En la disputa crucero grande vs crucero pequeño, la calidad del servicio de un barco pequeño gana claramente frente al grande. El ratio pasajero por tripulación es más bajo en los buques pequeños, habiendo más tripulantes a disposición de los pasajeros, por lo que la atención, el servicio y el trato recibidos son de mayor calidad. Algo que se refleja en el precio a pagar.

Y la calidad de la comida también se ve afectada. Los navíos pequeños prestan más atención a ciertas delicatesen culinarias que los cruceros grandes producen en masa. Si eres un pasajero gourmet, disfrutarás más de tu experiencia en cruceros más pequeños, con una calidad de la cocina mucho mayor. Aunque quizá tengas más variedad de restaurantes en los cruceros más grandes. Curiosa contradicción.

Igualmente resulta contradictorio que en los cruceros más grandes las habitaciones son más pequeñas comparadas con los barcos más pequeños. A pesar de ser de mayor tamaño y disponer de más espacio, la exclusividad de un buque pequeño hace que los camarotes sean más espaciosos en estos. Y lo decimos si comparamos cabinas de categorías similares. El baño, la terraza e incluso los armarios son más espaciosos en barcos más pequeños. Es la exclusividad de la intimidad.

Sin embargo, en los barcos pequeños, el movimiento del barco se nota mucho más. Los cruceros grandes se construyen sobre cientos de miles de toneladas que un mar embravecido difícilmente puede mover. Los cruceros de menor tamaño a veces son un juguete para el Océano. El movimiento se nota, y mucho más, en los buques pequeños. Ten en cuenta esto al elegir tu barco en función del itinerario.

Otra disputa en la relación crucero grande vs crucero pequeño son las “amenities”, comodidades o pequeños detalles que el pasajero recibe a bordo. Los barcos más pequeños prestan más atención a estos. El pasajero recibe ciertas ventajas que en un buque grande no tiene o paga extra según la categoría de su camarote. Y de nuevo, el servicio y la disposición del personal son mayores.

Y los cruceros pequeños llegan a puertos que los cruceros grandes no tienen cabida. Se trata de destinos más exclusivos, con menor capacidad para acoger a cuatro mil personas pero sí para los 500 pasajeros de un crucero pequeño. Por ejemplo, pueden llegar al pueblo de Amalfi en la Costa Amalfitana cuando los grandes van a Nápoles. Eso sí, si están en el mismo puerto, el mejor atraque lo conseguirá el buque más grande para facilitar el desembarque de miles de personas frente a cientos.

En general, en la disputa crucero grande vs crucero pequeño, el primer crucerista empieza con los barcos grandes y acaba en los buques pequeños. Al principio se asombra con el tamaño de la nave, con sus espectáculos y entretenimiento, con su majestuosidad y magnitud, pero acaba buscando puertos nuevos, mayor tranquilidad a bordo, exclusividad de su camarote y una mejor calidad de la comida. Así podríamos resumir la relación crucero grande vs crucero pequeño.

Si quieres más información o tienes alguna duda sobre cruceros, no dudes en escribirnos a info@consejerosviajeros.com o en dejar tus comentarios a continuación.

Y siempre agradecemos que compartáis el artículo si os ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *