Fiordos noruegos, un crucero de impresión

Los fiordos noruegos te ofrecen uno de los cruceros más espectaculares que harás en tu vida. No es crucero para ver edificios monumentales, o aprender la historia de cada puerto, sino para deleitar tu vista con unos paisajes de impresión, para sumergirte en la naturaleza. Hay varios puertos de salida, aunque lo recomendable es partir de Ámsterdam o Copenhague.

Podemos hacer un crucero por los fiordos noruegos de 8, 10 o 15 días, y podemos elegir entre varias navieras. Esto dependerá de los gustos de cada uno y, conociéndolos, podemos aconsejaros en la elección del barco y recorrido perfecto. Un crucero estándar tendría una duración de una semana, y algo totalmente diferente es hacerse un Hurtigruten. En ambos, disfrutarás de paisajes que simplemente podrás admirar desde la cubierta del crucero, o desde el balcón de tu camarote, muy recomendable para este itinerario.

Fiordo de Hardangerfjord en Bergen
Fiordo de Hardangerfjord en Bergen

Las ciudades del crucero sirven de escala para hacernos excursiones por la naturaleza. Una de ellas es la preciosa Bergen, conocida por Bryggen, el muelle Hanseático, el mercado de pescado o el funicular Fløibanen, que nos lleva al monte Floien, a 320 metros sobre el nivel del mar. Desde lo alto, la vista de la ciudad, las montañas, los fiordos y el mar es única. Otros atractivos son el Museo Edvard Grieg y la iglesia medieval de madera de Fantoft. Si nos salimos del pueblo, llegamos a las espectaculares montañas circundantes y podemos ver los fiordos de Hardangerfjord, conocido por la floración de sus árboles frutales, por el glaciar Folgefonna y la cascada Vøringsfossen, y Sognefjord, el fiordo más largo y profundo de Noruega.

El pueblo de Bergen es escala en un crucero por los fiordos noruegos.
Bergen es escala en un crucero por los fiordos noruegos.

Otra escala en nuestro crucero por los fiordos noruegos es Hellesylt, famosa por su cascada o como punto de partida de la excursión entre Hellesylt y Geiranger. En este tour veremos la preciosa cascada que baja por entre las casas del pueblo y desemboca en el fiordo, y el lago Hornindal, el más profundo de Europa. Pasaremos por bellísimos pueblos como Stryn o Nordfjord. Otra visita es el famoso glaciar Briksdal, para llegar al clímax, el monte Dalsnibba, a 1500 metros sobre el nivel del mar y con una de las panorámicas más impresionantes de todo Noruega: glaciares, montañas nevadas, lagos, el fiordo… todo este panorama te espera desde la cima. Antes de llegar a Geiranger se para en el mirador de Flydalsjuvet para otra impresionante vista de Geiranger y su fiordo, con algún crucero atracado.

Llegada al Fiordo de Geiranger.
Llegada al Fiordo de Geiranger.

Si llegamos a Geiranger en barco, te recomiendo salirte a la cubierta y deleitarte con las impresionantes vistas en la llegada, disfrutando de impresionantes cataratas desde el crucero. Desde aquí puedes hacer la excursión de los tres miradores, que también te lleva al Monte Dalsnibba, pasando de 0 a 1500 metros de altura sobre el nivel del mar para una de las mejores vistas de todos los fiordos noruegos, el mirador Flydalsjuvet y el mirador del Águila. Si no, una alternativa es la visita a la cascada Storseterfossenyna, en la que pasas por dentro de la misma en una subida preciosa.

Vista desde el Monte Dalsniba.
Vista desde el Monte Dalsniba.

Continuando nuestro crucero, una escala menos típica es Andalsnes, que normalmente se incluye en cruceros más largos. Aquí podemos recorrer la carretera de los Trolls en un majestuoso recorrido por gargantas y acantilados. En la cima, la vista es espectacular. Se pueden ver todas las curvas por las que has pasado y diversas cascadas que se precipitan al vacío. Pasaremos cerca de la famosa ‘Troll Wall’ con su pared vertical colgante, y nos acercaremos al Valle Isterdal, rodeado de impresionantes y majestuosas montañas. Más arriba en el valle, seguiremos por la carretera Trollstig (Sendero de los Trolls), para admirar la hermosa cascada Stigfoss de 180 metros.    

Fiordo de Nærøyfjord en Flam.
Fiordo de Nærøyfjord en Flam.

Flam es uno de los puertos más conocidos de los fiordos noruegos, sobre todo por su famoso tren o su crucero por los fiordos. Situado en la parte interior del Aurlandsfjord, un fiordo de 204 km de largo y hasta 1.308 m de profundidad dentro del Sognefjord, Flam es el punto de partida de un espectacular viaje en tren, una de las más importantes y espectaculares atracciones turísticas de Noruega. El viaje en tren te permite apreciar algunos de los paisajes más agrestes y majestuosos de Noruega. Durante este trayecto de 20 kilómetros verás ríos que cruzan profundos barrancos, saltos de agua precipitándose en cascada desde las pendientes, montañas con cimas nevadas y granjas de montaña que se aferran vertiginosamente a las escarpadas laderas. Uno de los sitios más fotografiados es la imponente cascada Kjosfossen, que se precipita por la ladera de la montaña. Kjosfossen proporciona energía eléctrica al tren de Flam.

El famoso Púlpito en Stavanger.
El famoso Púlpito en Stavanger.

Y casi para el final, quizá la escala estrella de nuestro crucero por los fiordos noruegos, Stanvanger, con la subida al Púlpito, al Prekestolem, y al Kjerag. El barco atraca en la misma ciudad, pero si queremos ir por nuestra cuenta, tenemos que coger el ferry hacia Tau. Cuesta unos 20€ y tarda unos 20 minutos. Después hay que pillar el bus justo donde nos deja el ferry, desembolsando otros 20€ y tardando otros 20 minutos en las inmediaciones del Preikestolen. Desde aquí, comenzamos una dura subida a pie de más de 2 horas, con subidas y bajadas sobre piedras y con terreno bastante abrupto. Es necesario estar en forma. Al llegar al Púlpito, apreciamos una caída vertical al vacío de más de 600 metros. Sencillamente espectacular.

Cada punto del recorrido ofrece vistas espectaculares, esta en Geiranger.
Vistas espectaculares en cada puerto, esta en Geiranger.

Otros puertos de escala que también se visitan en un crucero por los fiordos noruegos son Alesund y Tromso. La primera es una ciudad modernista, muy fácil de visitar desde el barco, con edificios y estatuas dedicadas a pescadores y vendedoras de pescado Para llegar a Tromso desde el crucero es necesario tomar un autobús. Puedes tomar el teleférico para unas vistas espectaculares.

Mis recomendaciones, reservar un camarote con balcón, lo agradecerás, o hacerte un crucero con Hurtigruten, algo totalmente diferente. Si quieres saber más sobre esta naviera o sus escalas, o más información sobre los fiordos noruegos, contáctame o deja tus comentarios.

info@consejerosviajeros.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *