Dragones de Komodo, los monstruosos lagartos de Indonesia

Puedes ver los Dragones de Komodo en zoos, pero verlos en su hábitat natural es una experiencia única. Para ello hay que ir a las islas indonesias de Rinca y Komodo.

Los Dragones de Komodo son unos lagartos terroríficos, enormes y carnívoros. Se alimentan principalmente de carroña. Pero también cazan en emboscadas y comen carne de todo tipo, incluida la humana

La mayoría de los Dragones de Komodo se encuentran en las islas indonesias de Rinca y Komodo, que forman, junto a Padar y otras minúsculas islas, el Parque Nacional de Komodo. Para llegar a ellas hay que embarcarse en una aventura memorable. Y, aunque los dragones sean las estrellas de esta experiencia, las islas nos deleitan con una naturaleza deslumbrante.

Para llegar a Rinca y Komodo tienes que ir o bien en un día desde Flores en lancha rápida, o bien en una navegación de cuatro día y tres noches desde Lombok hasta Flores, parando en varias islas de Indonesia. Mi recomendación sería esta última opción, ya que la vivencia es única.

¿Y por qué mejor navegar cuatro días que hacer una excursión de un día? Porque los paisajes de Indonesia que puedes disfrutar en este tour de navegación son increíbles. Además, puedes bucear en parajes salvajes y ver una fauna submarina asombrosa. Y la paz y el relax del viaje te revitalizan. Aunque, si careces de tiempo, en dos horas en speed boat llegas de Flores a Komodo.

Centrándonos en los Dragones de Komodo, éstos los puedes ver tanto en Rinca como en Komodo. Y aunque lleven el nombre de esta última, verás muchos más en Rinca, ya que es más pequeña.

Eso sí, en tu visita sigue a rajatabla los consejos de los Rangers que te guían en tu aventura. Dos de ellos, uno al frente del grupo y otro detrás, te protegerán con un palo con dos bifurcaciones en forma de V. Puede que te haga gracia, que te protejan de los Dragones de Komodo, un animal carnívoro feroz, con un palo. Pero funciona. Confía en ellos. Ah, y debido al olfato de estos animales, que puede alcanzar los 10 kilómetros, si las mujeres están en su periodo del mes, mejor avisar a los guías. Al oler sangre se vuelven más agresivos.

La visita a la isla de Rinca es espectacular. La caminata te lleva por paisajes asombrosos. Naturaleza pura. Desde la cima de las colinas la vista es fascinante. Y aunque el paisaje es similar en la isla de Komodo, tengo predilección por Rinca.

En tu ruta por las islas, la primera vez que ves los Dragones de Komodo es excitante. La adrenalina se dispara. Pueden medir tres metros y pesar 70 kilos. Son los lagartos más grandes del mundo. Y ha habido ataques de estos animales a humanos. Por eso las casas de los habitantes locales se construyen sobre pivotes elevados, para evitar que entren. Y las cocinas están apartadas, por el olor que desprenden.

La mordedura de los Dragones de Komodo es venenosa. Y eso es lo que paraliza a sus víctimas. Pueden comer animales tan grandes como búfalos, y esperar días hasta que mueran para luego compartirlos en grupo. Y también pueden nadar. Son excelentes nadadores. Aunque lo más curioso es que se pueden reproducir sin tener sexo entre hembras y machos. Curioso.

Visitar las islas de Rinca y Komodo y tener un encuentro con los Dragones de Komodo es algo memorable, sin duda. Pero, ya que estás aquí, no dejes de pasar la oportunidad de hacer un trekking en la isla de Padar para asombrarte con paisajes únicos. Una hora de caminata te lleva a la cima, con vistas de las playas y las islas de los alrededores absolutamente impresionantes.

Ah, y también es recomendable que hagas snorkel en la Playa Rosa, muy cerquita de Komodo. Ya el lugar de por sí es un paraíso, pero la vida y el coral bajo el agua es asombroso.

Por cierto, la mejor época para hacer este viaje es de Abril a Diciembre. Aunque puedes ver Dragones de Komodo todo el año.

Si quieres más información sobre esta experiencia, las islas de Rinca, Komodo o Flores, o cualquier duda sobre Indonesia, puedes escribirnos por email a info@consejerosviajeros.com o dejar tus comentarios a continuación.

Y si te ha gustado este artículo, puedes compartirlo en las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *