El Desierto de Atacama, el más seco del mundo

En el norte de Chile, a más de 4000 metros de altura, donde un milímetro de lluvia se cuenta cada 15 o 40 años, entre paisajes fascinantes, nos espera el Desierto de Atacama, con escenarios que parecen de otro planeta.

Para llegar al Desierto de Atacama antes hay que llegar a San Pedro de Atacama, a unos 1600 kilómetros de Santiago de Chile. Unas 20 horas de carretera o dos horas de vuelo a Calama, a 100 kilómetros del desierto.

San Pedro es un antiguo pueblo con calles de tierra y casas de adobe. Punto de partida para un viaje inolvidable por el Desierto de Atacama. Podrás disfrutar de géiseres activos, lagunas de intensos colores, asombrosos salares o dunas de arena de 120 metros de altura.

Pero lo que más te marcará son esos paisajes realmente espectaculares. Como el del Valle de la Luna, con extrañas formaciones rocosas y cambiantes colores. Unas vistas únicas. Y de noche, el escenario más romántico para observar las estrellas. Se puede llegar a estos parajes mágicos en pocos minutos desde San Pedro de Atacama, bien en bicicleta, bien en un trekking. Pero cuidado, aún hay minas terrestres de la antigua guerra entre Chile y Bolivia. Y también puedes disfrutar de las gigantescas dunas del Valle de la Luna practicando sandboard.

Otro atractivo del Desierto de Atacama son los géiseres del Tatio, a 4200 metros de altura. El tercer campo de géiseres más grande del mundo. Pero para disfrutar de este espectáculo hay que madrugar, ya que entre las 6 y las 7 de la mañana es cuando estos cráteres empiezan un espectáculo de fumarolas blancas formadas por columnas devapor. Wow! En tu camino puedes ver curiosas aves y cactus gigantes y, al finalizar la visita, bañarte en las aguas termales que hay en este destino.

Y mágico es también el Salar de Atacama, con una laguna de sal de 3000 kilómetros cuadrados que da lugar a postales únicas. Es hogar de numerosas aves andinas, como flamencos, y una gran reserva de litio. Un lugar asombroso para admirar.

Desde San Pedro de Atacama vale la pena ir a las Lagunas Altiplánicas de Miscanti y Miñiques. Un regalo de la naturaleza que combina el azul intenso de sus aguas con el blanco resplandeciente de sus orillas. A 4000 metros de altura, el contraste de los picos nevados que la rodean crea una postal fascinante, ya que mezcla desierto, montañas y nieve.  Y en el altiplano podrás descubrir la inmensidad del salar de Aguas Clientes, con la Laguna Tuyaito, de un color perla difícil de volver a encontrar.

Pero en el Desierto de Atacama hay otros atractivos, como la posibilidad de escalar el todavía activo volcán Lascar, o asombrarse con la gigantesca Mano del Desierto, una asombrosa escultura que emerge de la tierra, en medio de la nada.

El Desierto de Atacama es conocido como el desierto más árido del planeta. Tienen que pasar 10, 20 o 40 años para que llueva un solo milímetro. Un desierto de aproximadamente 105000 km², con casi 1600 kilómetros de largo y 180 de ancho.

Personalmente, el Desierto de Atacama y San Pedro me traen muy buenos recuerdos. Allí pasé un Fin de Año mágico para, al día siguiente, aventurarme en una expedición por el Salar de Uyuni. Y es que Atacama es puerta de entrada a Bolivia.

Si tienes dudas o quieres saber más sobre este fascinante destino, escríbenos por email a info@consejerosviajeros.com o deja tus comentarios a continuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.