Escala en Villefranche, puerta a la Costa Azul

Villefranche sur Mer es el puerto habitual de cruceros en la Costa Azul francesa. También son posibles escalas Niza, Cannes o Mónaco. Pero la de Villefranche es la más habitual. ¿Y qué puedes hacer desde aquí? Descubrir una zona preciosa de la mejor manera.

La bahía de Villefranche sur Mer es una de las más bonitas del Mediterráneo. Sin duda. Si tu crucero hace escala aquí, el primer consejo es que madrugues y disfrutes de la llegada. Una maravilla.

Una vez llegues a Villefranche, no podrás atracar. El barco echa el ancla en la bahía y dispone de los tender, el servicio de lanchas de salvamento que se utilizan para llegar a costa.

Una vez en tierra, tienes varias opciones: visitar el propio pueblo de Villefranche, que cuenta con gran encanto; ir a Mónaco para conocer el glamour y el lujo del Principado; dirigirte a Niza para conocer la preciosa capital de la Costa Azul; o incluso hacer un recorrido por toda la región incluyendo Eze Village, Cannes y Saint Paul de Vence.

Y las opciones para moverte son varias igualmente. Puedes hacer una excursión con la naviera o con algún tour operador local externo. Puedes alquilar un vehículo para hacer el recorrido por tu cuenta. O puedes moverte en transporte público, en tren y bus.

Lo más cómodo para conocer lo máximo posible desde el puerto de Villefranche es hacer un tour organizado. Sobre todo si quieres llegar hasta Cannes y Saint Paul de Vence, al otro lado de Niza. Diría que esta es la manera más recomendable de recorrer toda la Costa Azul en un solo día, con visitas a Mónaco, Eze Village, Cannes, Saint Paul de Vence y Niza. Eso sí, hacer todo este recorrido es muy apurado y te deja poco tiempo para visitar propiamente cada destino. Resulta casi imposible esta ruta en transporte público.

Otra opción desde Villefranche sería alquilar un vehículo y recorrer la Costa Azul por tu cuenta. Ahorras tiempo, ya que te mueves más ágilmente. Pero ganas en complicación porque, dependiendo de la época del año en la que vayas, el tráfico en la zona es horrible y el aparcar casi imposible. Además, te pierdes los comentarios históricos del guía.

Por último, el transporte público es una manera tranquila de visitar la región. La estación de tren de Villefranche sur Mer está a unos 15 minutos andando desde el puerto al que llegan los tender, caminando a lo largo de la bahía. Desde la “gare” son unos 15 minutos en tren a Mónaco o 10 a Niza. Eso sí, cuando no hay huelga de la SNCF, el servicio de trenes francés, algo muy común, lamentablemente.

Por tanto, desde el puerto de Villefranche hay varias opciones de recorrido y de transporte. Pero lo aconsejable sería centrarse en una sola zona. Si no conoces Mónaco, mi primera opción sería una visita al Principado con escala en Eze Village. Algo que además te deja tiempo para conocer Villefranche sur Mer, que tiene gran encanto.

Puedes llegar en tren a Mónaco en unos 15 minutos de trayecto y recorrer este minúsculo país a pie o en tren turístico. Los atractivos que no te puedes perder son Le Rocher, la roca donde se ubica la Ciudad Vieja con el Palacio del Príncipe, y con impresionantes vistas, y donde tienes acceso a la Catedral, con las tumbas de Grace Kelly y Rainiero.

Y una vez vista la parte histórica, puedes bajar al famoso circuito urbano de la Fórmula 1, recorrer el lujoso puerto monegasco y llegar hasta Montecarlo para asombrarte con su Casino, su Ópera y sus hoteles de lujo.

Visitado Mónaco, puedes tomar el bus número 112 hasta Eze Village para enamorarte de este pueblo medieval único. Las vistas desde lo alto son fascinantes. El regreso a Villefranche puedes hacerlo con el bus 82 que te deja en lo alto del pueblo y bajar hasta el puerto en un agradable paseo.

La segunda opción sería recorrer Niza y Villefranche. A la capital de la Costa Azul se puede llegar en 10 minutos en tren desde el puerto. Y en su visita no te puedes perder las vistas de la ciudad y la Promenade desde la Colina del Castillo, la Vieux Nice, el Marche aux Fleurs, la Place Massena, Jean Medecin y la Promenade des Anglais. Es un recorrido que se puede hacer a pie desde la estación de tren para regresar a Villefranche y visitar lo que nos queda de día de este encantador puerto.

Y ya la última opción sería ir hasta Cannes y Saint Paul de Vence. En este caso, al igual que si queremos hacer el recorrido completo, lo más aconsejable sería hacerlo en tour organizado. Aun así, y aunque más complicado, es posible llegar a Cannes desde la estación de tren de Villefranche en unos 40 minutos. Aquí puedes subir a Le Suquet, el barrio de pescadores, para unas preciosas vistas de la ciudad. Y recorrer La Croissette, con el Palacio del Festival y las tiendas y hoteles de lujo.

Una vez visto Cannes, puedes llegar hasta Saint Paul de Vence combinando el tren hasta Cagnes sur Mer y el bus 400 desde aquí hasta Saint Paul. Piérdete durante un par de horas en esta maravilla medieval. Para regresar a Villefranche puedes tomar el bus 400 de regreso a Cagnes sur Mer o ir hasta Niza y desde aquí tomar el tren al puerto.

Por tanto, y resumiendo, si quieres recorrer toda la Costa Azul cuando tu crucero haga escala en Villefranche, lo mejor es un tour organizado. Y si quieres moverte en transporte público, lo más recomendable es centrarse en la zona de Mónaco y Eze Village o Niza y Villefranche sur Mer.

Si te han quedado dudas sobre qué hacer cuando tu crucero haga escala en Villefranche puedes dejar tus comentarios a continuación o escribirnos un email a info@consejerosviajeros.com

Otros artículos relacionados:

Excursiones para cruceros por el Mediterráneo

Mónaco y la Costa Azul

GP de Fórmula 1 de Mónaco

Cannes y la Costa Azul

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.