Las maravillas de un crucero por el Adriático

Un crucero por el Mar Adriático es una exaltación de los sentidos al recorrer ciudades como Dubrovnik y Kotor y paisajes como los de las islas croatas. Pero hay más sorpresas.

La primera vez que visité el Mar Adriático me fascinó lo cristalina que era su agua. Fue un viaje por tierra. Al hacerlo de nuevo en crucero, esos sentimientos fascinantes volvieron a mi piel.

Si estás pensando hacer un crucero por el Adriático, tienes que decidir antes si sólo quieres recorrer esta región o extender tu viaje hasta las islas griegas. Tienes ambas posibilidades.

Normalmente, el puerto de salida de un crucero por el Adriático es Venecia, una ciudad única. Pero para conocer Venecia tendrás que viajar con antelación, aunque hay barcos que ofrecen noche a bordo antes de zarpar para tener la posibilidad de visitar la ciudad. También es posible salir de Bari. Si este es el caso, llegando el día de embarque no te pierdes nada.

Y es que es en los puertos de escala de nuestro crucero por el Adriático es donde descubrimos las maravillas de esta ruta. En Italia, el más destacado es Brindisi, no por su atractivo, sino por su cercanía a la preciosa Lecce. Esta ciudad, conocida como la Florencia del sur, sorprende. Sus edificios de un blanco calcino y sus calles empedradas cautivan. Y en los alrededores encontramos rincones naturales preciosos que dan a un mar cristalino. Os recomendamos esta excursión de Shore2Shore que con el código “Crucero Consejero” os harán un descuento.

Pero, quizá, el gran atractivo de un crucero por el Adriático radica en la parte croata, de ciudades impresionantes e islas maravillosas. Podéis ver otro artículo sobre Croacia aquí.

Entre las ciudades de escala de nuestro crucero están Split y Dubrovnik. Hay itinerarios que sólo visitan una de las dos. Si es así, y tienes que elegir, sin duda te recomendaría Dubrovnik. Es un destino único, fácil de conocer en un día de escala y que te maravillará de por vida. Su Ciudad Vieja, rodeada de murallas y con edificios majestuosos de piedra clara y reluciente, sus estrechas calles que dan a plazas escondidas e iglesias apartadas o un paseo sobre sus Murallas son las típicas actividades de una excursión en puerto, así como el beber agua en la Fuente de Onofrio. Otra posibilidad es subir al Monte Srd en teleférico para unas vistas impresionantes. Tenéis varias excursiones aquí, y con el mismo código “Crucero Consejero” otro descuento en la reserva.

Split tiene gran encanto también, pero sólo recomendable si ya has estado en Dubrovnik primero. Esta ciudad nos sorprende con sus suelos enlosados y relucientes, sus edificios de piedra gris claro, pasadizos subterráneos, calles porticadas, plazas fascinantes y cafés en increíbles rincones. Pero sobre todo destaca el imponente Palacio Diocesano.

Y aunque no muchos itinerarios las incluyen, una escala en las islas croatas es uno de los grandes atractivos de un crucero por el Adriático. La más habitual es Hvar, aunque algunos barcos más pequeños pueden incluir Korcula. Esta última se cree el lugar de nacimiento de Marco Polo. La ciudad vieja se erige en una península sobre el mar. Fortificada, la Catedral destaca en lo alto, entre un laberinto de estrechas calles. Es fácil recorrer los principales atractivos de la isla alquilando una bici y descubrir así parajes naturales y bellos miradores.

Hvar, por su parte, es mejor conocerla en excursión. Su casco antiguo, de suelos enlosados relucientes y casas de piedra, es cautivador. Las vistas desde el Fuerte Venecia son asombrosas. Y la isla, montañosa y cubierta de frondosa vegetación, oculta preciosos secretos, con calas ocultas y rincones mágicos.

Por último, una escala muy recomendable en tu crucero por el Adriático es Kotor, en Montenegro. La ciudad es preciosa. Eso sí, para llegar a ella desde el puerto hace falta estar en forma, ya que hay numerosas escaleras que subir. Pero al llegar a la cima, las vistas desde la ciudad vieja de Kotor son absolutamente asombrosas. Y pasear por su casco antiguo es una delicia. Fácil de hacer a pie.

Y si decides extender tu crucero hasta las islas griegas, los puertos de escala habituales son Corfú, Santorini, Mykonos y Atenas. Esta información la puedes ver en otros artículos ya publicados sobre las islas griegas y el puerto de Atenas.

Una semana es el tiempo habitual de un crucero por el Adriático, regresando de nuevo a Venecia. Otra posibilidad es desembarcarse en Atenas. Hagas lo que hagas, las maravillas naturales y las preciosas ciudades de esta ruta se quedarán contigo para siempre.

Si quieres más información sobre este destino, puertos, excursiones, agencias recomendadas o cualquier otra duda, puedes escribirnos a info@consejerosviajeros.com o dejar tus comentarios a continuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *