Los mejores mercadillos de Navidad de Alemania

La excusa perfecta para una escapada a Alemania en estas fechas. Disfrutar de un ambiente navideño único al mismo tiempo que hacemos turismo y realizamos las últimas compras en los mejores mercadillos de Navidad del país.

Y ya que es Navidad, ¿por qué no irnos a Alemania? Y es que el país germano es cuna de los mejores mercadillos de Navidad que podamos visitar. Así que, allá vamos.

Casi todas las ciudades de Alemania cuentan con un mercadillo navideño. Y es que se trata de una tradición medieval en diferentes ciudades germanas. Resulta difícil elegir uno solo.

A nosotros nos encanta el de Dresden, una ciudad con enorme encanto y de indescriptible belleza. Aquí, hasta el 24 de diciembre un mar de luces domina las calles y plazas locales con más de una docena de mercadillos de Navidad, convirtiendo la ciudad en la capital de estas fiestas. El mercado más destacado es el Dresdner Striezelmarkt, con 583 años de vida. ¡Sí, 583! Aquí encontrarás preciosas figuritas de madera hechas a mano y el famoso Dresdner Pflaumentoffel. Que ¿qué es? Tendrás que venir y descubrirlo.

Pero en Alemania hay otros mercadillos de Navidad que merecen una visita. En Colonia, otra ciudad preciosa, la magia navideña se apodera de sus calles hasta el 23 de Diciembre. El aroma de las manzanas al horno, los panecillos de canela y el vino caliente inundan cada uno de los mercados callejeros de la ciudad. Los más grandes tienen lugar en la maravillosa Ciudad Vieja de Colonia, aunque hay otros más pequeños y menos saturados de gente.

Igualmente, la histórica ciudad de Leipzig acoge otro de los mercadillos de Navidad con más encanto de Alemania. Su historia se remonta al 1458, por lo que es uno de los mercados más antiguos de Europa. Y también de los más grandes. Las centelleantes luces crean un ambiente especial en este mercado medieval donde podemos disfrutar de delicias culinarias locales. Las áreas principales son Marktplatz, con un gigantesco abeto de 20 metros, y Augustusplatz, con una enorme noria de 38 metros ofreciendo unas vistas únicas desde lo más alto. ¡Súbete!

Otra de las ciudades que vale la pena incluir en esta ruta de mercadillos de Navidad de Alemania es Nuremberg. Y es que del 1 al 24 de Diciembre el aroma tentador del pan de jengibre, del vino caliente y de la salchicha a la parrilla se respira en el aire del Nuremberg Christkindlesmarkt. Desde 1628, numerosos puestos de madera decorados con lienzos rojos y blancos ofrecen productos tradicionales como adornos navideños hechos a mano y obsequios culinarios. El ambiente de sus calles iluminadas y los coloridos puestos callejeros crean una atmósfera única y encantadora. Este mercado destaca especialmente por sus delicias culinarias.

El “Christkind”, un personaje mitológico alemán que trae regalos en Navidad, ¿os suena?, es quien se encarga de abrir oficialmente el mercado de Nuremberg Market Square invitando a mujeres y hombres a que se vuelvan niños otra vez. Y así es, porque un espíritu infantil navideño invade tu cuerpo para recorrer este mercadillo navideño con un aire romántico.

Y hablando de romanticismo, la ciudad de Trier acoge hasta el 27 de Diciembre el que quizá sea de los mercadillos de Navidad más románticos. Al menos su ubicación. Y es que el mercado de esta ciudad se levanta en la plaza principal medieval con la imponente Catedral de Trier a sus espaldas.

Se trata de un mercado romántico con un ambiente especial. Hay teatro de marionetas, cantos de tenores, herreros típicos y, como no, el tradicional vino caliente de Alemania.

Pero también es posible encontrar mercadillos de Navidad con gran encanto en ciudades de Alemania menos conocidas. Es el caso de Rothenburg ob der Tauber. Este pueblo medieval se transforma en una ciudad invernal de madera que parece salida de un cuento de hadas. Y el ambiente que se ve, se vive y se respira en su mercado navideño parece el mismo desde hace 500 años. Se mantienen fieles a las mismas tradiciones. Y las estrechas calles y pintorescas plazas de la ciudad se ocupan con casetas de madera curiosamente decoradas. El olor del vino blanco caliente y a almendras tostadas combina a la perfección con miles de luces iluminadas y canciones tradicionales locales típicas de estas fechas.

Y mientras deambulas por este mercadillo de Navidad de indescriptible encanto, puedes comprar decoración típica navideña hecha a mano o degustar repostería tradicional.

Y una de las grandes sorpresas de los mercadillos de Navidad de Alemania la encontramos en la ciudad de Aachen, o Aquisgrán. Las calles y plazas de los alrededores de la Catedral se transforman en un paraíso de luces y colores donde se respiran seductivos olores y se escuchan canciones festivas. Se trata de uno de los mercadillos de Navidad con más encanto, que cautiva a visitantes de todas las edades por su agradable ambiente familiar.

Para los niños hay atracciones infantiles, y para los mayores probar el vino caliente es casi obligatorio. Los buñuelos de patata se comen a todas horas. Y hay una enorme variedad de pasteles y galletas navideñas recién horneadas. El ambiente en torno al Market Place y el Katschhof, así como en las pequeñas calles cercanas, es de los mejores de un mercado tradicional navideño.

Hay otros mercadillos de Navidad típicos en Alemania que merecen ser visitados. Pero que son más comunes, como el de Bremen, Hamburgo, Múnich o Berlín.

Si te ha quedado alguna duda sobre algún aspecto de este artículo o tienes cualquier pregunta, puedes contactarnos por email a info@consejerosviajeros.com o dejar tus comentarios a continuación.

One thoughtful comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.