Meteora, monasterios en gigantescas rocas

Meteora es uno de los sitios más espectaculares de Grecia, sin duda. Pero también uno de los más extraños y sorprendentes. Aun así, este conjunto de monasterios colgados sobre gigantescas rocas debe de estar entre las maravillas griegas a visitar.

Visité Meteora más o menos en estas fechas. Mayo de hace algunos años. Y me pareció uno de los lugares más extraños de Grecia. Pero a la vez de los más sorprendentes. Y especiales.

Para visitar los Monasterios de Meteora tienes que llegar primero a Kalambaka, a unos 360 kilómetros al norte de Atenas. Llegué a Kalambaka de tarde, y parecía un pueblo fantasma, vacío, con un impresionante telón de fondo, esos curiosos monasterios sobre gigantescas rocas. Y al doblar una esquina, el pueblo renace vivo con miles de turistas en la calle.

Pero la razón para venir a Kalambaka es visitar los Monasterios de Meteora. Construidos a unos 600 metros de altura y habitados desde el siglo XIV, el acceso a ellos es a veces imposible. Antiguamente no había carreteras que llegaban a la cima de las gigantescas rocas y los monjes que vivían en ellos accedían mediante poleas. Algunos las conservan adía de hoy.

Desde Kalambaka sale una ruta de 17 kilómetros que permite recorrer Meteora para admirar estas fascinantes formaciones rocosas y sus construcciones. Sólo 13 monasterios están en pie hoy en día, de los 24 que hubo en su esplendor. Y sólo seis continúan activos y se pueden visitar. La entrada a cada uno cuesta unos 3€. En su interior podemos ver iglesias, reliquias y frescos de gran valor. Además de disfrutar de impresionantes vistas.

Los pináculos de Meteora, que significa “rocas en el aire”, se formaron hace 30 millones de años. Eran un lecho marino que quedó al descubierto al bajar el nivel del mar. Hoy en día es un lugar muy especial y fue elegido el lugar de meditación de muchos monjes cristianos ortodoxos que creyeron que este lugar era sagrado al estar más cerca de Dios.

Vale la pena pasar al menos un par de días en Kalambaka para admirar este impresionante paisaje. Y es recomendable visitar al menos dos monasterios. El que no te debes de perder es el Monasterio del Gran Meteoro (Megalo Meteoro), que fue el primero construido. Hay unas normas de visita, que afectan sobre todo a la vestimenta, y unos horarios, así que infórmate antes de las horas de acceso.

Pero además de visitar los Monasterios, pasear por este impresionante paisaje resulta algo muy especial. Las vistas del valle de Tesalia y las impresionantes formaciones rocosas forman un conjunto asombroso. Mientras recorría Meteora, me asaltaba la pregunta sobre cómo se levantaron estas construcciones en lo alto de esos pináculos. Hay monasterios de imposible acceso. A algunos sólo era posible acceder mediante un sistema de poleas. Están totalmente aislados. Y hay monjes que viven ahí. De ahí también el enigma que hace especial este lugar.

Para mí, que hice gran parte del recorrido por Meteora a pie, fue una de las grandes experiencias vividas en Grecia. Resulta sorprendente la ubicación de estos monasterios. Y las vistas son absolutamente fascinantes. Y por mucho que observes el paisaje, sigues fascinado.

Puedes llegar a Kalambaka desde Atenas en coche, tren o autobús. Tardarás unas cuatro horas y media en cualquiera de estos medios, por lo que es recomendable hacer noche en el pueblo. Si haces un crucero por Grecia y quieres visitar Meteora, el puerto más cercano es Volos, a unas dos horas de viaje aproximadamente.

Si visitas Grecia, no te pierdas Meteora, una de las experiencias más mágicas que puedes vivir en Europa.

Y si quieres más información sobre Grecia o Meteora, puedes escribirnos a info@consejerosviajeros.com o dejar tus preguntas o dudas en los comentarios a continuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.