Penang, la mezcla cultural de Malasia

Entre Tailandia y Kuala Lumpur, colgada del continente y conectada por un puente, se encuentra la isla de Penang, que realmente no parece una isla. Una mezcla de culturas, estilos arquitectónicos, monumentales y naturales, hacen de este destino un lugar muy apetecible.

Georgetown es la capital de Penang. Y desde aquí es fácil llegar a otros atractivos de la isla como el mayor templo budista de Malasia, Kek Lok Si, o las playas de Batu Ferringhi y Monkey Beach.

Georgetown cuenta con una privilegiada situación y desde sus orígenes fue una importante parada en las rutas comerciales entre Europa y Oriente. De ahí que aquí haya una importante mezcla de culturas con un importante legado arquitectónico. Esta diversidad es quizá la razón principal para disfrutar de la isla de Penang, donde conviven armónicamente chinos, indios y malayos, constituyendo un variado mosaico que dota de una personalidad única a esta isla de Malasia.

Además, Georgetown es un importante centro gastronómico donde degustar platos de culturas budistas, musulmanas, cristianas, judías, taoístas o hinduistas. Toda una delicia al paladar.

En las calles de Georgetown conviven templos chinos con edificios coloniales, iglesias cristinas con templos hindúes y mezquitas. No te puedes perder, a unos cuantos kilómetros de la ciudad, el mayor templo budista de Malasia: Kek Lok Si. Forma parte de un conjunto de templos alrededor de una plaza en la ladera de un monte, en cuya cima se alza una estatua de una diosa de casi 40 metros. Verdaderamente espectacular.

También vale la pena subir a Penang Hill con el teleférico para unas vistas espectaculares de los alrededores. Y ya desde aquí bajar al centro histórico de Georgetown para disfrutar de los atractivos de esta ciudad.

Entre los imprescindibles de la capital de Penang se encuentran la Mansión Cheong Fatt Tze, conocida como la Mansión Azul, por el color intenso de su fachada. Data de 1880 y tanto su exterior como su interior son bastante llamativos. Otra Mansión interesante es la de Pinang Peranakan, dedicada a la cultura y patrimonio Peranakan, término que hace referencia a los descendientes de los primeros inmigrantes chinos establecidos en Malasia. Su interior es realmente ostentoso.

La arquitectura colonial de Georgetown se puede descubrir en un paseo por el Town Hall de Penang (el Ayuntamiento), la Torre del Reloj de la Reina Victoria, la Corte Suprema de Justicia y algunas iglesias y casas coloniales repartidas por la ciudad. Déjate perder en un recorrido que te llevará por el Fuerte Conrwallis, la Fortaleza más grande de Malasia.

Una parte muy interesante para descubrir en Georgetown son las Casas de los Clanes, fundadas por inmigrantes chinos a finales del siglo XIX y principios del XX como punto de reunión social para ayudarse entre ellos. La más impresionante, la de Khoo Kongsi.

O también puedes conocer los embarcaderos de los clanes, los Jetties. Se trata de antiguos asentamientos de pescadores chinos formados por casas flotantes, sustentadas sobre pilotes y dispuestas en torno a sus respectivos muelles, cada uno de los cuales representa a un clan. El más grande e interesante de todos es el Chew Jetty, formado por unas 75 casas flotantes, todavía habitadas, unidas por pasarelas de madera.

Y en una ciudad multicultural, hay que empaparse de cultura. Puedes empezar por la cultura hindú en Litlle India, situado en pleno centro de Georgetown. Un viaje a la India con mujeres en sari, música de Bollywood, aroma a especias y sabor indio. Aquí se encuentra el curioso templo hibndú de Sri Maharamariamman.

La Mezquita del Kapitan Keling te dará un toque de cultura árabe. Fue construida por los primeros colonos musulmanes de las tropas de la Compañía de las Indias Orientales. Es la mezquita más grande de Penang y llama la atención por su tejado coronado con enormes cúpulas decoradas con cruces mogoles doradas.

La cultura china de Penang la puedes experimentar en el Templo Kuan Yin, un templo taoísta levantado por los primeros colonos chinos. El exterior destaca por los dragones que coronan su techo o los pilares de piedra, y su interior está dominado por el aroma a sándalo e incienso. También puedes perderte por Little China y saborear gastronomía y cultura oriental.

O enamorarte del aclamado arte callejero de Georgetown. Sus calles están decoradas por elaborados grafitis de artistas internacionales.

Saliendo de la ciudad, puedes recorrer el Parque Nacional de Penang. Está formado por bosques de manglares y pantanos, y en él se encuentran impresionantes playas, algunas de ellas realmente recónditas. Puedes llegar a ellas caminando por senderos en la selva o en barca. No te pierdas Turtke Beach y Monkey Beach.

Si no quieres caminar (la humedad y el calor pueden ser asfixinates), lo mejor es ir en barca, o dirigirse a las playas menos paradisíacas, y mucho menos apetecibles, de Batu Ferringhi, en el norte de Penang, donde pasan las vacaciones los ricachones locales.

Puedes llegar en tren o bus desde Kuala Lumpur a Penang. Y la mejor época para visitarla es de noviembre a abril. Pero vale mucho la pena tener este destino en tu ruta por Malasia.

Si te han quedado dudas, puedes contactarnos por email a info@consejerosviajeros.com o dejar tus comentarios a continuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.