Reservar un crucero, pequeños detalles

Al reservar un crucero nos olvidamos de pequeños pero importantes detalles en el camino. A veces nos damos cuenta a tiempo. Otras, ya a bordo. Os recordamos esos pequeños detalles en lo que fijarnos.

Reservar un crucero puede ser muy fácil. Vemos un itinerario que nos gusta, unas fechas que nos encajan, un precio adecuado y…reservado. A veces planificamos mucho más nuestra reserva.

Pero, por norma general, y después de años trabajando en la industria de los cruceros, me he dado cuenta de algunos pequeños detalles que habitualmente los pasajeros no se fijan hasta que llega el día. Y ya no es el tipo o ubicación de cabina, reserva de turno de cena u otros procedimientos habituales. Son estos:

1. Las horas de escala en cada puerto. Esto es, la hora de llegada y la hora de salida del barco en la ciudad o puerto de atraque. Generalmente vemos el día de atraque, pero no miramos cuántas horas está en ese puerto. Esto es importante ya que nos permitirá planificar mejor nuestra excursión por tierra. A veces incluso vemos que el crucero hace noche en puerto, y automáticamente pensamos que tenemos dos días enteros para disfrutar de la escala. Puede ser que lleguemos la tarde anterior y zarpemos a la mañana siguiente, lo que implica 24 horas de escala pero divididas en una tarde y una mañana. Importante fijarse las horas de escala al reservar un crucero.

2. Atracados o anclados. Al fijarnos en el puerto de escala, es importante observar también si en ese puerto estaremos atracados en puerto o anclados en el mar. Es importante porque marca la diferencia en cuanto a la rapidez de embarque y desembarque. Si estamos atracados, podremos bajarnos en cualquier momento sin depender de nada ni de nadie, salvo que tengamos excursión reservada con el crucero. Si estamos anclados, dependeremos del tender, las lanchas salvavidas que se utilizan para llevar pasajeros a tierra desde el barco. Normalmente, las navieras dan prioridad en el tender a la gente reservada en sus tours, dejando al resto de pasajeros para el final, lo que provoca retrasos o menos tiempo para disfrutar del puerto de escala. Fíjate en esto.

3. Y muy importante a la hora de reservar un crucero es saber la ubicación del atraque. Esto es, no sólo el puerto en el que estará el barco, sino también el muelle. Hay puertos enormes donde puedes llegar a un muelle que está al lado de la ciudad o a otro que está muchísimo más lejos. Muchos agentes de viajes te dirán que no pueden saberlo, y es posible, ya que el muelle final está sujeto a cambio. Pero te pueden decir el previsto, que normalmente suele ser el final. Es importante saber el muelle al que llegará el barco, no sólo el puerto, ya que esto nos permitirá saber si necesitaremos transporte a la ciudad o podremos andar por nuestra cuenta. También podremos saber si reservamos una excursión por nuestra cuenta el sitio exacto de contacto, o si necesitarán pedir permiso para llegar hasta el muelle.

4. Y relacionado con lo anterior, debemos fijarnos si el crucero ofrece transfer o no, esto es, el autobús que te lleva a la ciudad si el muelle de atraque está lejos. Hay navieras que ofrecen estos traslados gratuitamente. Otras lo cobran. Pero a la hora de reservar un crucero saber si tendremos que usar transfer o no nos puede ahorrar tiempo y alguna excursión innecesaria.

5. Días de navegación y días de la semana en puerto. Es importante fijarse en esto a la hora de reservar un crucero. Sobre todo en los días de la semana en puerto. A veces llegamos a una ciudad un domingo, o un festivo ese día en ese país, y está prácticamente todo cerrado. No podemos hacer nada por nuestra cuenta. Es mejor reservar un tour a bordo. Y los días de navegación nos sirven de descanso en el crucero. Si estos los tenemos antes de un día largo de excursión, o después de unos días de ajetreo, nos sabrán mejor que si están al principio de la travesía.

6. Y como detalle extra a fijarnos al reservar un crucero, es importante decidirse si queremos ir a alguno de los restaurantes de especialidades que ofrecen los cruceros. ¿Por qué? Porque si queremos ir, nos van a pedir reservar con antelación. Y es importante saber si la reserva es en un día de navegación, antes de un puerto de escala madrugador o justo después de una excursión de 12 horas. No disfrutaremos lo mismo la cena si estamos cansados o al día siguiente tenemos que levantarnos a las 6 de la mañana. Igualmente, si el barco ofrece espectáculos que requieren reserva, saber cuándo son nos permitirá planificar mejor nuestro día en tierra. Lo mejor para ambos casos, reservar la noche de un día de navegación o la tarde previa a uno.

7. Y como bonus, es importante conocer las excursiones que ofrecen los cruceros. Y si nos interesa alguna, reservarla antes de llegar al barco. Puede que las plazas sean limitadas, y es mejor confirmarlas y luego cancelarlas antes de perder una bonita experiencia en tierra. Y listos para la fiesta.

Mi recomendación antes de reservar un crucero, planificar nuestro destino, esto es, saber lo que queremos hacer en cada puerto. Y en base a eso, buscar un crucero que se ajuste a lo que necesitemos. A veces nos convendrá explorar el destino por nuestra cuenta, y otras con una excursión con la naviera. Habrá momentos en los que no tendremos tiempo suficiente para ver todo lo que queremos ver en esa ciudad. O sí, si las horas de escala del barco son largas. Puede que ya hayamos estado en el próximo puerto de escala, por lo que es un día ideal para extender la noche en ese restaurante japonés tan famoso en el barco.

Esos pequeños detalles en los que fijarnos al reservar un crucero pueden hacer más fácil y más extraordinaria nuestra experiencia en un barco.

Y si buscáis ayuda, podéis contactarme por email a info@consejerosviajeros.com o dejar vuestros comentarios a continuación. Igualmente, podéis compartir este artículo. Se agradece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.