Ronda, el Tajo de Andalucía, y Júzcar, el Pitufo

Son dos de los pueblos más curiosos de Andalucía. Ronda, el clásico pueblo blanco de la Serranía andaluza, dominado por un impresionante tajo de 120 metros de profundidad. Y Júzcar, el pueblo pitufo, el pueblo azul. Dos lugares únicos.

España es un destino con una riqueza cultural enorme. Andalucía destaca por la mezcla de las diversas culturas que se han asentado en la zona. La Costa del Sol, como su propio nombre indica, domina por su buen clima. Y aquí, entre restos históricos, buena comida, sol y playa, descubrimos dos pueblos muy curiosos, Ronda y Júzcar.

Vista del Puente Nuevo y el Tajo de Ronda.
Vista del Puente Nuevo y el Tajo de Ronda.

La población de Ronda es uno de los pueblos blancos más característicos de la Serranía que lleva su nombre. Pasear por sus calles es perderse entre empinadas vías empedradas, admirar fachadas históricas de un blanco imponente y asomarse al balcón del coño, o así me dijeron que se llama. ¿Por qué? Porque al asomarte a esa pequeña plataforma que sobresale sobre un tajo a 120 metros de profundidad, no te sale otra palabra para expresar tu estado; esa, sí, ¡coooño! Y es que la ciudad se asienta sobre una meseta cortada por un profundo tajo excavado por el río, al que asoman los edificios de su centro histórico, dando a la ciudad una panorámica pintoresca.

Ronda, uno de los pueblos blancos de Andalucía.
Ronda, uno de los pueblos blancos de Andalucía.

Pero es que, además, la variedad de monumentos que Ronda posee, su entorno natural y su tradición taurina, hacen de esta ciudad una visita obligada en tu ruta por Andalucía. Entre los puntos de interés a visitar destacan los baños árabes, la Plaza de Toros más antigua de España, sede de la tradicional corrida goyesca, y los puentes Nuevo, Árabe y Viejo, que permiten salvar el tajo con impresionantes vistas del mismo y que conectan una ciudad partida en dos. En la parte antigua, conocida como La Ciudad, se encuentran los edificios históricos, como los Palacios de Mondragón y Salvatierra o la Casa del Rey Moro, por la que se puede bajar al fondo del tajo a través de las escaleras de la mina.

Vista exterior de la Plaza de Toros.
Vista exterior de la Plaza de Toros.

Lo mejor que uno puede hacer en Ronda es dejarse llevar por sus callejuelas y plazoletas, admirar las numerosas casas-palacio que todavía hoy se conservan, subir y bajar el tajo para tener diferentes vistas del mismo, bien desde lo alto, en el Puente Nuevo, o bien al pie del rio desde el Puente Árabe. También podemos visitar la Real Maestranza, en la plaza de Toros, que alberga uno de los cosos taurinos más grandes del mundo. Y hablando de cuernos, o de toros, no dejes de probar el famoso rabo de toro de Ronda, aunque es mejor escapar de las zonas más turísticas y entrar en restaurantes más caseros.

El curioso pueblo azul de Júzcar.
El curioso pueblo azul de Júzcar.

Y después de admirar Ronda, que os encantará, no tengo dudas, podemos visitar, en la misma escapada, el curioso pueblo de Júzcar. Si no fuera porque en 2011 fue sede de una campaña publicitaria, posiblemente no pararíamos aquí, a pesar de ser un pueblo con gran peso histórico. Pero es que en junio de 2011 se produce en el pueblo el estreno mundial de la película Los Pitufos. Para ello, todas las casas del pueblo se pintan de azul para recibir el estreno. Debido al éxito de esta iniciativa, que atrae a numerosos curiosos, los 221 habitantes del pueblo deciden, en consulta popular, mantener la pintura azul de sus fachadas.

Personajes de Los Pitufos en las calles de Júzcar.
Personajes de Los Pitufos en las calles de Júzcar.

Así, al aproximarnos a Júzcar, nos encontraremos un poblado azul en medio del verde de la Serranía de Ronda. En sus calles nos podemos chocar con los diferentes muñecos que protagonizan Los Pitufos, o murales pintados con algunos de los personajes más reconocidos. Y las casas pasan a ser conocidas por los nombres de la película. Supone toda una experiencia visitar el pueblo de Júzcar, el pueblo pitufo, aunque llegar a él sea complicado, debido a la estrecha carretera de constantes curvas. Aun así, vale la pena.

El balcón asomando al Tajo.
El balcón asomando al Tajo.

Ronda y Júzcar. Pueblo blanco, pueblo azul. Tajo y Pitufos. Los ingredientes de una jornada que no nos dejará indiferentes para hacer algo diferente por Andalucía.

Si queréis saber más de estos dos pueblos, recomendaciones sobre dónde comer el famoso rabo de todo, la mejor época del año para ir o cómo llegar, no dudéis en contactarme por email o dejar vuestros comentarios a continuación. También os agradecería le dierais al Like en Facebook o compartierais este artículo en Facebook o Twitter.

info@consejerosviajeros.com

One thoughtful comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.