Salar de Uyuni, el desierto de sal de Bolivia

Si viajas a Sudamérica, Bolivia te sorprenderá. Es quizá el menos conocido de los países de la región, pero tiene sorpresas únicas, como el Salar de Uyuni, el desierto de sal.

Entramos en Bolivia desde San Pedro de Atacama, al norte de Chile, donde hemos descubierto su desierto. Impresionante, con paisajes únicos. Pero nos llama la atención conocer otro desierto, esta vez de sal, el Salar de Uyuni, en Bolivia. Allí vamos.

Junto con otras personas, alquilamos un 4×4 para un recorrido de tres días y dos noches por el Salar de Uyuni. Como siempre digo, lo mejor de viajar es conocer personas en el camino. En esta travesía por el desierto de sal nos juntamos una pareja de Bélgica, dos chicas de Valencia y un gallego. Poco más sabemos del Salar de Uyuni que es un desierto de sal. Lo que experimentaremos estos tres días nos dejará grabadas espectaculares imágenes.

La frontera entre Chile y Bolivia no está lejos de San Pedro de Atacama. Estamos a más de 3000 metros de altura. El paisaje es único. Enormes planicies de colores, gracias a la composición de los minerales, con montañas al fondo que sirven de orientación. Llevamos un guía, ya que es difícil orientarse en un desierto sin puntos de referencia.

En nuestro primer día nos sorprende el colorido de la primera parte del desierto. Y la cantidad de animales que habitan esta zona. Numerosas llamas, diferentes aves y algún zorro. Visitamos los geiseres del desierto, ya que hay actividad volcánica en la zona. Las columnas de vapor de agua salen a más de mil grados de temperatura. El barro hierve formando burbujas que salen del centro de la tierra. Hay que moverse con cuidado y mirar donde se pisa.

Seguimos asombrados por el impresionante paisaje. Desolador. Al fondo se distinguen unas montañas hacia las que nos dirigimos. Parecen que están cerca, pero el trayecto es eterno.

Hacemos nuestra primera noche en pleno desierto, en un pequeño poblado que conoce el guía. Nos mezclamos con la gente local. Incluso jugamos al fútbol con los niños, pero claro, a 3000 metros de altura, dos patadas al balón y cambio.

El día siguiente reanudamos nuestra ruta por el Salar de Uyuni. El paisaje nos sigue asombrando. El desierto se hace cada vez más árido y seco.

En este segundo día entramos ya en el desierto de sal. El propio Salar de Uyuni. Vemos infinitas llanuras blancas. Si nos alejamos del coche, sólo distinguimos un minúsculo objeto. Nuestro vehículo.

Pero si miramos hacia el otro lado, no vemos nada más que el blanco del desierto y el azul del cielo. A veces se mezclan. Nos desorienta. Esto es el Salar de Uyuni.

Y en medio de la nada, la isla de los cactus. Y es precisamente eso, una isla rocosa en medio del desierto de sal donde crecen cactus. Desde lo alto tienes una preciosa panorámica de lo que es el auténtico Salar de Uyuni. Único.

Esta segunda noche la hacemos en un hotel construido con bloques de sal. Está ubicado en medio de la nada, por lo que aprovechan los materiales de la zona para dar alojamiento y comida. Dormir en él es una sensación diferente.

Continuamos nuestra travesía por el Salar de Uyuni. Nuestro último día ya. Empezamos a dejar las áridas planicies blancas. Encontramos algunas formaciones rocosas en el camino.

Pero aún encontramos tramos donde la sal ocupa toda la superficie. De cerca, observamos la pureza de este mineral.

Llegamos a Uyuni, el pueblo de Bolivia que da nombre al desierto. Viven de la sal, de su extracción. Hay numerosas minas por todo el pueblo y los alrededores. Pero es una zona muy pobre, de escasos recursos.

El pueblo que da nombre al Salar de Uyuni es muy pequeño. Las casas se construyen en piedra o incluso con bloques de sal. No hay carreteras. Pero la gente es enormemente generosa y amable. Compartir tiempo con estas personas engrandece la experiencia.

Dejamos el Salar de Uyuni y continuamos nuestro viaje por Bolivia. El próximo destino nos lleva a las minas de Potosí. Pero las imágenes que nos deja nuestra travesía por este desierto de sal no se olvidarán.

Si quieres saber más sobre Bolivia o el Salar de Uyuni, cualquier duda o pregunta, contáctanos por email a info@consejerosviajeros.com o deja tus comentarios a continuación.

One thoughtful comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.