Sur de Italia, el caos hecho encanto

De Nápoles a Puglia pasando por Sicilia y Calabria. Nos enamoramos de la caótica belleza de estas regiones del Sur de Italia, el peculiar estilo de vida de su gente y, como no, de su gastronomía y su naturaleza.

Hace tiempo trazábamos una ruta por el Norte italiano tomando como punto de partida Roma, la ciudad eterna. Hoy recorremos el sur de Italia en una ruta imprescindible que parte y regresa a Nápoles.

Nápoles es una ciudad que amas eternamente o la odias de inmediato. No hay término medio. Una ciudad caótica con gran encanto en sus calles. En sus gentes. La verdadera representante del sur de Italia. Perderse en su casco antiguo, descubrir calles como Spaccanapoli y admirar monumentos como su Catedral, el Castell dell’Ovo, el Palacio Real, el Castel Novo, en el pintoresco Barrio español o la Plaza del Plebiscito es obligatorio.

Pero además, desde Nápoles puedes iniciar tu ruta por el Sur de Italia en lugares como la antigua ciudad sepultada de Pompeya, o la menos conocida Herculaneum, e islas como Capri, o la menos visitada Ischia, ambas en el Golfo de Nápoles. O también subir al temido Vesubio.

A Capri puedes llegar en ferry o hydrofoil desde el puerto de Nápoles. Son unos 45 minutos para disfrutar de uno de los rincones más bonitos del Sur de Italia. Vale la pena dar una vuelta a la isla en barco desde Marina Grande para ver los Faraglioni, esas enormes y peculiares rocas que sobresalen del mar, y adentrarte en la mágica Grotta Azzurra, con un agua azul vivo intenso. Y también vale la pena pasear por el centro histórico de Capri y llegar a Anacapri en telesilla.

Si buscas algo menos visitado, Ischia es un tesoro secreto. Es una isla de origen volcánico y uno de los centros termales del Mediterráneo. Para llegar a Ischia hay que tomar un aliscafo, una embarcación a motor, desde Nápoles o desde Sorrento. Sus paisajes, su gastronomía y sus playas hacen de esta isla un destino de película.

Volviendo al continente, en nuestra ruta por el sur de Italia es obligatorio visitar la Costa Amalfitana. Para mí, uno de los destinos más bellos de todo el país. Recorrer de Sorrento a Salerno por la costa te maravilla con pueblos como Amalfi, Ravello o Positano, y paisajes costeros deslumbrantes. Tienes más información en este artículo sobre la Costa Amalfitana.

Siguiendo hacia el sur, de camino a Sicilia, nos encontramos con Calabria, el empeine de Italia. Todavía es una región desconocida para muchos, pero repleta de pequeños pueblos rodeados de naturaleza y un peculiar estilo de vida. Paestum o Tortora valen la pena una parada.

Para llegar a Sicilia tienes que cruzar el estrecho de Messina. Y hay mucho que ver y hacer en esta isla del Sur de Italia. Al menos es necesaria una semana aquí, como mínimo. Y como ya dedicaremos un artículo completo a Sicilia, simplemente te contaremos brevemente el recorrido ideal por esta isla de montañas y volcanes, de playas vírgenes, de templos e iglesias o incluso de ciudades árabes

La preciosa Taormina es visita obligatoria. Cerquita se encuentra el Monte Etna, uno de los volcanes más activos de toda Europa al que puedes subir. Catania es una ciudad de contrastes, grande, pero con encanto. Hacia el sur de Sicilia, Siracussa es de lo mejor de la isla. Rodeada de gran belleza natural y arqueológica. Parada imprescindible.

Siguiendo una ruta circular, desde Siracussa puedes descubrir la curiosa Noto y llegar a Agrigento, con su Valle de los Templos Griegos. Y desde aquí continuar hasta la decadente pero encantadora Palermo. Y de regreso a Messina, vale la pena disfrutar de las mejores playas de Sicilia en Cefalú, un lugar ideal para descansar gracias a su majestuoso escenario natural.

Regresamos a la Italia continental. Y nos dirigimos a la bellísima y sorprendente región de Puglia. Imprescindibles visitar la ciudad medieval de piedra de Matera, preciosa, y Alberobello, para ver los Trulli, unas curiosas construcciones.

En el Sur de Italia, Lecce es una de las ciudades que más te va a enamorar. Uno de los destinos más bonitos del país. La llaman la Florencia del sur, y no lo desmerece. Desde aquí vale la pena visitar el cabo de Leuca, en la punta del tacón de Italia, repleto de cuevas y acantilados. La mejor opción es una excursión en barco. Y tampoco te puedes perder Otranto, con un sorprendente centro histórico.

Para playas, en Porto Cesareo, en el golfo de Tarento, hay calas muy hermosas, aunque continuando hasta Punta Prosciutto encontrarás playas de arena más grandes que las calas de la zona. Por esta zona puede ser interesante visitar Gallipoli.

En camino a Bari, pasando por Brindisi, vale la pena parar en Ostuni, un pueblo blanco muy llamativo. Y, sobre todo, no te pierdas Polignano al Mare, sorprendente, con sus casas sobre acantilados y grutas marinas. Para playas, las de Monopoli, con calas con mucho encanto en su costa. Además, el puerto es muy pintoresco. Otra opción es el sorprendente Valle de Itria.

Cerca de Bari vale la pena visitar Foggia, Barletta y, sobre todo, Gargano, con su Parque Nacional, una grata sorpresa natural. Y ya después de visitar Bari regresamos a Nápoles para completar esa preciosa ruta por el Sur de Italia.

Si quieres saber más sobre este destino o tienes cualquier pregunta, puedes escribirnos a info@consejerosviajeros.com o dejar tus comentarios a continuación.

One thoughtful comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.