Taiwan, el país no reconocido

Taiwán es un destino especial. No ofrece lo que otros países asiáticos ofrecen, o sí, pero de otra forma. Lo curioso es… ¿es Taiwan un país?

Taiwan es un estado reconocido por sólo 19 países en el mundo, pero es totalmente independiente, aunque bajo control de China, que lo considera una provincia. Oficialmente conocido como República de China, aquí se hablan dos idiomas oficiales: el mandarín y el taiwanés.

Taiwán es un país muy distinto al de otros destinos asiáticos. Es muy cómodo viajar por este pequeño estado, sin playas paradisíacas, como otros de Asia, pero con gente muy amable y cariñosa. Sorprendentes templos y una curiosa naturaleza son los ingredientes principales de una ruta por Taiwán, que debemos comenzar en Taipei, la capital.

Entre los principales atractivos de la ciudad más grande del país destaca el Taipei 101, un gigantesco rascacielos de 508 metros de altura que fue el edificio más alto del mundo durante varios años. Hoy es el octavo. Se puede subir a lo alto de la torre para unas vistas aéreas sobre la ciudad, aunque, si quieres ver la urbe con el edificio, dirígete a Elephant Mountain. Especialmente recomendable la visita durante la puesta de sol.

En tu ruta por Taipei puedes visitar también el Museo del Palacio Nacional, considerado uno de los mejores del mundo. Aunque encontrarás casi exclusivamente arte chino. Y lo que no te puedes perder es el Monumento a Chiang Kai-shek, líder de Taiwán que luchó por la independencia del país. Hay 89 escalones para llegar al trono, los años que vivió.

Entre los templos más destacados de la ciudad, el más famoso es el de Longshan. Por la noche está lleno de farolillos y resulta muy peculiar. Muy cerca se encuentra una de las calles más antiguas y mejor conservadas de Taipei, Bopiliao Old Street, con edificios de la dinastía Qing y de la época colonial japonesa. Otros templos que puedes visitar en Taipei son el de Baoan, parecido al de Longshan, y el de Confucius, donde se explica la vida de Confucio.

Para disfrutar de la vida de Taipei, piérdete en sus mercados callejeros, tanto diurnos como nocturnos. Lugares ideales para probar la comida local. Y si lo que buscas son compras, Ximending puede ser tu lugar, con numerosas tiendas, bares y restaurantes. Uno de ellos, el Modern Toilet, donde la comida se sirve en recipientes y formas escatológicas.

Desde Taipei puedes hacer excursiones a destinos interesantes cercanos. El pueblo de Jiufen, a una hora y media de la capital, ofrece una atractiva visita con edificios antiguos y una hermosa ubicación en las montañas. Es bastante turístico y famoso por el espectacular decorado de farolillos al anochecer, con un ambiente muy agradable.

También puedes hacer excursiones de un día para disfrutar de las aguas termales del Parque Nacional Yangmingshan, una zona volcánica con spas naturales. O fascinarte con las formaciones rocosas del Geoparque de Yehliu. El antiguo pueblo costero de Tamsui o a las hermosas playas de la costa norte son otros destinos recomendables desde Taipei.

Desde Taipei puedes llegar a Hualien, en la costa este de Taiwán, como base para visitar Las Gargantas de Taroko, un precioso desfiladero lleno de cataratas y puentes colgantes. El Parque Nacional de Taroko es uno de los destinos más bonitos de todo Taiwán.

Siguiendo la costa este llegarás a Taitung. La ciudad en sí no es muy especial, pero es punto de salida a las islas de Lanyu y Green Island, conocidas por sus corales, su naturaleza y la cultura Tao.

En la esquina sur de Taiwán se ubica el Parque Nacional de Kenting, donde quizá se encuentren las playas más bellas del país, rodeadas de una costa preciosa, de agua azul clara, espectaculares acantilados y montañas verdes. Destino popular entre los surferos.

Siguiendo ruta por la costa, en el sureste de la isla te encuentras Kaohsiung. Esta ciudad destaca por ser la base desde la que visitar el monasterio de Fo Guang Shan, un complejo budista realmente impresionante, el más grande del mundo. Pero desde Kaohsiung también puedes explorar los volcanes de barro Wushanding, un fenómeno único de la curiosa naturaleza de Taiwán.

En tu ruta circular, Tainan sería la siguiente parada. Una ciudad fascinante, llena de historia, con numerosos templos, un antiguo fuerte holandés y, sobre todo, un muy buen ambiente estudiantil. Y deliciosa comida callejera! Si visitas el Fuerte, piérdete por el distrito de Anping.

Y antes de regresar a Taipei, puedes parar en Lugang, una de las ciudades más antiguas de Taiwán que ha sabido preservar gran parte de su arquitectura y herencia cultural. Hay numerosos templos repartidos en toda la ciudad, como el de Changhua, famoso por su Gran Estatua de Buda de 22 metros y sus vistas panorámicas, o el Templo Yuanqin, construido en honor al Emperador Jade. El Monasterio de Chung Tai Chan es uno de los monumentos budistas más lujosos del mundo, rodeado de increíbles jardines.

En camino a Taichung puedes visitar el Lago del Sol y la Luna, el mayor de Taiwán. Lo más visitado es el Templo Wenwu, con unas vistas increíbles al lago salpicado por tejados de color naranja.

Taichung es la tercera ciudad más grande del país. Y aunque no tiene grandes atractivos, es la base para visitar la Villa del Arcoiris, una aldea a las afueras de la ciudad con coloridos edificios pintados por el Sr. Huang, un veterano de guerra de China que quería salvar al pueblo de la ruina de esta manera.

Vuelta a Taipei y completada una ruta circular por Taiwán. En menos de dos semanas, o en una saltándote algunos destinos poco interesantes, se puede disfrutar de este itinerario que combina ciudades únicas, naturaleza desbordante, templos históricos y una costa impresionante.

Si te ha quedado alguna duda sobre Taiwán, puedes escribirnos por email a info@consejerosviajeros.com o dejar tus comentarios a continuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.