Varsovia, un Oktoberfest diferente

Una de las ciudades más devastadas de Europa y hoy una de las de mayor encanto. Varsovia ha sido reconstruida tras la Segunda Guerra Mundial y celebra, cada Octubre, un Oktoberfest diferente al original de Múnich. ¡No te lo pierdas!

Otro año más te has perdido el famoso Oktoberfest de Múnich. Pero aún no es tarde. El próximo 13 Octubre comienza la fiesta de la cerveza en Varsovia, la excusa perfecta para descubrir una cautivadora ciudad que ha resurgido de sus escombros.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Varsovia era una ciudad arrasada. Pero ha sabido reconstruirse con gran encanto. Hoy, el río Vístula divide la capital polaca en dos partes. Una antigua y otra más moderna y vanguardista.

Comenzamos nuestra ruta por Varsovia en la parte antigua. Srodmiescie, o como se diga en polaco, es el corazón de esta zona donde vivieron judíos, cristianos y ortodoxos durante el siglo XX. Esta zona ha sido reconstruida siguiendo los cuadros de Canaletto, ya que fue arrasada durante la Guerra. No dejes de admirar las fachadas de sus edificios o visitar la Plaza del Mercado y la Catedral de San Juan.

Pero, sin duda, en este bello conjunto de calles adoquinadas y edificios históricos, uno de los lugares más sorprendentes de Varsovia es la Plaza de la Ciudad Vieja, de cuento. En este cautivador rincón sobresale el Castillo Real, de ladrillo rojo. Y también vale la pena admirar el conjunto de coloridas fachadas y buhardillas amontonadas, réplica de aquellos destruidos en la Guerra, así como perderse por las callejuelas de los alrededores. O recorrer una avenida real como Krakowskie Przedmiescie, donde descubrirás las columnas rococó de la Iglesia de la Visitación y las esculturas musculosas del Palacio de Tyszkiewicz.

Y continuamos por la calle Nowy Świat, donde se citan los tres héroes nacionales. La estatua de bronce de Copérnico, la casa natal del escritor Joseph Conrad y el corazón de Chopin, que se guarda en la oscuridad de la iglesia de la Santa Cruz.

Visible desde varios puntos de la ciudad es el PKIN, el Palacio de Cultura, Ciencia y Cultura. Este mastodóntico edifico fue símbolo de la supremacía de Stalin y uno de los máximos exponentes de la arquitectura realista soviética. Es recomendable subir a la planta 30 para unas vistas espectaculares.

Y así llegamos hasta el precioso Parque Lazienki, rodeado de edificios majestuosos e ideal para relajarse. Cerca se encuentra el Palacio Wilanow, con una sorprendente fachada barroca blanca y amarilla y un lujoso interior, y el Palacio Belweder, actual residencia del Presidente de Polonia.

En nuestra ruta cultural por Varsovia podemos incluir una visita al Museo de Chopin. Pero lo que no nos debemos perder es el Cementerio Judío de la ciudad. Aún se realizan entierros, pero su visita resulta algo único, con tumbas de grandes personalidades judías.

El gueto judío de Muránow nos hace ver la cruda historia de Varsovia. Revivir las páginas más atroces del exterminio nazi. El Museo de la Prisión, donde se amontonaban a cientos de judíos antes de ser enviados a campos de concentración, te lo cuenta de primera mano. Y fue aquí también donde el pueblo polaco se levantó contra la ocupación nazi. Todavía se siente la historia.

Y dejamos la zona antigua. Cruzamos a la parte moderna. Aquí descubrimos edificios vanguardistas y grandes parques con numerosas tiendas, cines y teatros.  Desde la Plaza Pilsudki se puede llegar al Mercado de la Ciudad Nueva, reconstruida con el mismo diseño del siglo XVIII después de ser totalmente arrasada en la Segunda Guerra Mundial.

En esta zona se encuentra el distrito Praga. Aquí vale la pena un paseo por el Parque Skaryszewski antes de visitar uno de los museos más tristes y trágicos, el Museo Polin, que reproduce la historia de los judíos polacos.

Y si como dijimos al principio la excusa para ir a Varsovia en estas fechas es disfrutar de la Oktoberfest, a partir del 13 de Octubre los bares de la ciudad se engalanan para la fiesta. La cerveza más consumida es la Tyskie, una lager que data de 1629 y su botella viste los colores de la bandera de Polonia. Déjate llevar por la gente local y el ambiente de esta particular fiesta, que recuerda a las celebraciones de Múnich pero con un toque polaco local.

Si quieres más información sobre Varsovia o cualquier otro destino en Polonia, puedes escribirnos por email a info@consejerosviajeros.com o dejar tus comentarios a continuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *