Viaje a Berlín, o a la historia de Europa

Berlín es una ciudad marcada por la historia reciente de Europa. El Monumento al Holocausto. El Checkpoint Charlie. El Muro. Son marcas históricas que hoy sirven de memoria. Pero Berlín es, además, una ciudad donde al llegar a uno le apetece quedarse a vivir.

La Segunda Guerra Mundial dejó una profunda huella en Berlín. Fue prácticamente arrasada por los bombardeos de aquella época. Y posteriormente dividida en dos por el famoso Muro. Por eso Berlín es historia.

Pasear por las calles de Berlín es recorrer la historia más reciente de Europa. Pero la ciudad no es sólo pasado. La capital alemana cuenta con un gran legado cultural y cosmopolita. Es una ciudad viva, joven y activa.

Podemos rememorar la historia más cruel visitando el Monumento al Holocausto. Se encuentra cerca de la mítica Puerta de Brandenburgo, por lo que aprovechamos el recorrido. Y a poca distancia el famoso Checkpoint Charlie, el punto fronterizo que dividía a las dos Alemanias. Aún se conserva la barrera para poder entrar de un lado a otro.

Y ya que hemos aprovechado para ver la Puerta de Brandenburgo, podemos también hacer una visita al Bundestag, el Parlamente alemán y, también podemos decirlo, prácticamente de Europa.

Otro de los puntos imprescindibles en Berlín es el Muro. Quedan tres kilómetros de historia dramática en este lugar, hoy coloreado con grafitis irónicos o cuadros artísticos. La caída del Muro de Berlín en 1989 es uno de los hitos más relevantes de la historia mundial.

Después de un recorrido por el Muro, podemos visitar uno de los barrios más alternativos de la ciudad. El barrio de Kreuzberg es uno de los distritos con más fama en Europa. Antiguamente era una zona habitada por el ejército de Estados Unidos y que más tarde acabó siendo habitado por los estratos sociales más desfavorecidos durante la efervescencia de los años 60 y las revueltas estudiantiles. Hoy en día la oferta cultural hace que sea de un alto atractivo turístico.

Y de aquí, a otra de las zonas más concurridas de la ciudad, Alexanderplatz. Cafeterías, restaurantes y tiendas de moda se mezclan con el Fernsehturm, la Torre de la Televisión de Berlín. Con 368 metros de altura es el edificio más alto de Alemania. Desde su mirador, se obtienen vistas panorámicas insuperables de Berlín.

Continuamos recorrido hacia la Catedral de Berlín, donde, después de contemplar el interior, se puede subir a su cúpula para disfrutar de las mejores vistas de la ciudad. Y a poca distancia, la Fuente de Neptuno, rodeado por cuatro mujeres que representan los cuatro ríos principales de Alemania: el Elba, el Rin, el Oder y el Vístula.

Pero en nuestro recorrido por Berlín no todo serán monumentos y lugares históricos. Vale mucho la pena visitar alguno de los mercadillos callejeros que inundan la ciudad. Con todo tipo de artículos, desde ropa hasta juguetes o antigüedades. Los más famosos son los de Flohmarkt y Trödelmarkt. Y para los amantes de los objetos artesanales, el de Kunstmarkt.

Y por la noche, es recomendable visitar la zona de Watergate, donde es posible disfrutar de una cerveza local. Además, hay muchos restaurantes donde cenar o simplemente tomar una copa.

Berlín es una de esas maravillas que siempre te sabe recibir. Una ciudad con mucho encanto en la que a uno le apetece quedarse a vivir.

Si quieres saber más sobre Berlín o tienes cualquier duda, puedes dejar tus comentarios o escribirnos por email a info@consejerosviajeros.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.