Crucero por los Fiordos Chilenos

Impresionantes picos nevados. Grandes glaciares. Fauna exótica. Y exuberante vegetación. Es la postal impresionante de un crucero por los Fiordos Chilenos, sólo fiordos.

Los Fiordos de Chile se extienden desde el Estrecho de Magallanes hasta Puerto Montt. Sus aguas llenas de vida salvaje forman el hábitat de ballenas, delfines, focas y albatros. Un encuentro salvaje en un crucero por los Fiordos Chilenos.

Entre los fiordos de aguas profundas pueden verse picos nevados de las montañas, una exuberante vegetación y una fauna exótica. También pueden admirarse grandes glaciares de un blanco brillante y de un color azul intenso con la luz amarilla del sol de verano. Un paisaje de colores que llenan un crucero por los Fiordos Chilenos.

Estos cruceros atraviesan las tierras más vírgenes del mundo, lugares casi inexplorados a lo largo de su historia. Paisajes tan sobrecogedores que mezcla fiordos impactantes, islas deshabitadas, montañas descomunales, canales y abruptos acantilados. Y pocas compañías especializadas en cruceros por los fiordos chilenos ofrecen recorridos tan únicos.

Australis y Skorpios son dos de estas navieras. Ofrecen cruceros de cuatro y tres días a bordo de barcos de expedición navegando ente islas y penínsulas de Tierra del Fuego, entre glaciares y fiordos de la Cordillera Darwin. Desde el legendario Estrecho de Magallanes al Canal Beagle y el mítico Cabo de Hornos.

El punto de salida suele ser Punta Arenas. En dirección sur se atraviesa el mítico Estrecho de Magallanes y el Canal de Beagle hacia la Patagonia y la Tierra del Fuego. Al llegar a las inmediaciones del glaciar Marinelli, en la Bahía Ainsworth, es posible hacer una caminata para descubrir un dique de castores y el maravilloso bosque magallánico sub antártico que lo rodea. O aventurarse en zodiac por los islotes Tuckers para avistar pingüinos de Magallanes y Cormoranes.

Navegando por uno de los brazos del Canal de Beagle es posible desembarcar en el fiordo Pía y llegar en excursión hasta el mirador desde donde se puede observar este glaciar. Impresionante. Su lengua principal se extiende desde lo alto de la montaña hasta el mar. Después de esta inolvidable experiencia, el crucero por los fiordos chilenos continúa por la «Avenida de los Glaciares” hasta llegar al Parque Nacional Cabo de Hornos.

Una de las visitas aquí es la Bahía Wulaia, un sitio histórico que fue uno de los asentamientos más grandes de los nativos canoeros Yámanas. A través del bosque magallánico de especies autóctonas fascinantes es posible llegar a un mirador con vitas fabulosas.

El puerto final de este crucero por los fiordos chilenos es Ushuaia, la ciudad Argentina más importante de Tierra del Fuego y la más austral del mundo.

Otra opción es comenzar la travesía en Puerto Natales y hacer alguna noche previa de hotel para poder visitar desde aquí las impresionantes Torres del Paine de Chile.

Al zarpar, se navegan las vías patagónicas a través de Angostura Kirke hacia el norte, pasando por los canales Morla Vicuña, Seno Unión, Collingwood, Canal Sarmiento, Concepción y Wide. La navegación por estos canales y fiordos es fascinante, con un paisaje de impresionantes contrastes. Aquí la montaña se funde con un mar plagado de islas y los glaciares continúan su lento trabajo pulverizando rocas y cavando valles e inmensos canales.

Al llegar al Glaciar Amalia, las vistas panorámicas desde cubierta te desbordan. Es posible desembarcar en una playa y realizar una caminata hasta un mirador. También se puede desembarcar en otro glaciar, El Brujo. Y después navegar por el espectacular Fiordo Calvo donde es posible aventurarse en zodiac por los glaciares Fernando, Capitán Constantino y Alipio, entre otros.

En el Fiordo de las Montañas se pueden ver cuatro glaciares que caen de la cordillera al mar. Uno de ellos, el Glaciar Alsina, sirve para desembarcar para admirar su enorme belleza con sus gigantescas montañas que lo rodean. En el Glaciar Bernal se puede hacer una caminata por un bosque nativo y atravesar una laguna glaciar hasta enfrentarnos con el frontal de esta masa de hielo. Agua pura de glaciares y cascadas que los cruceros suelen consumir a bordo.

En Angostura White se puede desembarcar nuevamente para navegar con los botes entre islas, viendo la fauna y la flora local. Se regresa de nuevo a Puerto Natales después de un espectacular crucero por los fiordos chilenos.

La mejor época para realizar esta travesía es de Octubre a Abril. Temporada, además, en la que es posible encontrarse los pingüinos magallánicos.

Si quieres saber más sobre este crucero por los fiordos chilenos, o te han quedado dudas sobre las escalas o las excursiones, puedes escribirnos un correo electrónico a info@consejerosviajeros.com o dejar tus comentarios a continuación.
Y si quieres reservar un crucero, aprovecha este buscador:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.