Injerto de pelo en Turquía, la verdad

Hay muchos tipos de turismo. Cultural. Histórico. De compras. Y de salud. Y entre los destinos más famosos de este último, está el hacerse un injerto de pelo en Turquía. Te contamos la verdad.

Llegan los 40 y el pelo decide independizarse. Pero no se lo vas a poner tan fácil. Buscas una solución. Hacerse un injerto de pelo en Turquía parece que funciona. Ya tienes la solución. O no.

Turquía es un país fascinante con paisajes verdaderamente increíbles. En este artículo te contamos qué no puedes perderte en este destino mágico. Un recorrido que puedes aprovechar con una estancia final en Estambul para hacer un injerto de pelo.

Cuando tomas la decisión de operarte fuera de tu país, previamente has experimentado lo que aquí se oferta. Técnicas más anticuadas, más agresivas, a precios 3 veces más altos. Hablas con otras personas que han viajado a Estambul para hacerse un injerto de pelo en Turquía, y ves que la gran mayoría están muy satisfechos con el resultado, el servicio y el trato recibido.

Después de contactar con 3 o 4 clínicas diferentes, de la mano de personas que han pasado por ellas, ves las diferentes propuestas y lo que cada una oferta. El decidirte por una u otra está en los detalles. En Estambul hay más de mil clínicas, pero la mitad son ilegales. Lo primero, confirma que sea una certificada por el estado. Casi todas las clínicas ofertan lo mismo. Viaje, estancia de 2-3 noches en hotel de lujo en la capital turca, traslados, operación y revisión al día siguiente, con la entrega de los productos básicos para el cuidado del injerto en los primeros 10-15 días. Algunas de estas clínicas tienen representantes en España con los que mantener el contacto una vez hecho el injerto. Y hay algunas que ofrecen certificado de garantía.

Estos pequeños detalles son importantes para decidirte por una u otra. A mí, por ejemplo, lo que me decidió fue la confianza que me transmitió el representante de la clínica en España, el poder comunicarme con él en cualquier momento y el saber de lo que hablaba. Le envías unas fotos tuyas por whatsapp y te pasa el informe médico.

En mi caso, como ya dije, combiné un viaje de placer por Turquía, recorriendo Antalya, la Capadocia, Pamukkale, Éfeso y la costa turca hasta Estambul, para hacer tres noches en la capital.

El primer día te recogen en el hotel y te llevan a la clínica. Después de firmar los documentos de autorización pertinentes, pasas a examen médico personal. El doctor te explica cómo van a hacer el injerto de pelo y cómo te puede quedar. Después, empieza lo divertido.

Te rapan el pelo al cero y te marcan tu línea de nacimiento, esa parte frontal donde tenías el pelo de pequeñito y hasta dónde pueden injertarte cabello. Te marcan también las partes donantes, de la que van a extraer el pelo, de la nuca y de los laterales.

La primera parte consiste en extraer tus folículos donantes. De cada folículo pueden salir uno, dos, tres o cuatro pelos. Y el injerto se hace en función del número de folículos necesarios. Hay clínicas que determinan el precio en función del número de folículos a injertar, pero muchas ofrecen ya folículos ilimitados, condicionados por tu parte donante.

Esta primera parte de extracción de folículos de tu parte donante, nuca y laterales de la cabeza, suele durar unas 2-3 horas. Hay que mantener una postura bastante incómoda a veces, con el cuello girado y apoyado. No es doloroso, ya que te ponen anestesia (el pinchazo de la anestesia es algo doloroso), pero sí incómodo.

Una vez acabado, a comer. Y por la tarde, el injerto de pelo en las zonas necesitadas. Esta parte es la que más dura. Y tienes que estar muy muy quieto, lo más inmóvil posible. De nuevo, no es doloroso, salvo el pinchazo de la anestesia, pero sí muy incómodo, ya que puedes estar entre tres y cinco horas sin moverte, y la espalda y el cuerpo se resienten.

El personal que te atiende es realmente fabuloso. Tienes una asistente en tu idioma, aunque durante la operación no puede estar presente. Y tanto los enfermeros como los médicos realizan una labor muy cuidada. La parte más sangrienta es cuando te abren los canales para injertarte los folículos extraídos.

Una vez acabada la operación, notas la cabeza como dormida y como si tuvieras algo tocándote constantemente. Te suelen poner algo de oxígeno para recuperarte mejor, y ya puedes ir al hotel, con vendas en la parte donante y una especie de huevitos pegados en la parte injertada.

Esta primera noche puede que te duela algo la cabeza y te sangre la zona donante. Vas a tener que dormir con collarín durante 10 días y tener extremo cuidado en no rascarte ni golpearte la cabeza contra nada. Empiezan unos días de mucho cuidado. Y al día siguiente, la revisión.

Al tercer día del injerto de pelo puedes empezar a lavarte la cabeza. Con mucho cuidado. Te dan unas indicaciones de cómo hacerlo y de lo que puedes y no puedes hacer. También te llevas la medicación que tienes que tomar los primeros días después del injerto, el champú especial y el spray que debes usar. Incluso algunas clínicas te hacen ellos el lavado de cabeza para saber cómo tienes que hacerlo.

Tras pasar la revisión y ver que está todo ok, puedes incluso pasar unos días adicionales de visita en Estambul, una ciudad fascinante, con mucho por ver y visitar. Aprovecha. Después toca el vuelo de regreso a casa, días de cuidados en la zona injertada y meses de espera a ver el resultado final, que ya te contaremos.

Y esta es la verdad de lo que es un injerto de pelo en Turquía. Si te han quedado dudas o quieres más información, puedes contactarnos por email a info@consejerosviajeros.com o dejar tus comentarios a continuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.