Los mejores mercados navideños de Europa

Desde Zagreb hasta Tallin pasando por Praga, Viena o Bruselas. Recorremos los mejores mercados navideños de Europa y te lo contamos.

Si hace unos días hablábamos de los mejores mercadillos de Navidad de Alemania los mejores mercadillos de Navidad de Alemania, quizá la cuna de este tipo de eventos, hoy visitamos los mejores mercados navideños de Europa.

Y empezamos en Zagreb, bautizado como el mejor mercadillo de Navidad europeo en 2017. La capital de Croacia esconde un precioso mercado callejero en la Plaza Ban Josip Jelačić. Aquí, un enorme árbol de Navidad domina la escena y un juego de luces transforma la fuente en un espectáculo. Pero además, el mercado navideño de Zagreb conjuga un completo programa de conciertos, coros, shows de luces y colores y una gran variedad de comidas y bebidas locales.

Otras zonas de la capital con mercados navideños que no podemos perdernos son la Plaza de Europa y el Parque Zrinjevac, una de las zonas con más encanto de la ciudad. Las luces que iluminan los árboles de las avenidas y el Viejo Pabellón de Música parecen crear un palacio resplandeciente. Los puestos callejeros ofrecen regalos de Navidad, decoraciones y delicias culinarias típicas locales como el Strukle.

Y como no, en esta época toca patinaje sobre hielo. No te pierdas la pista de hielo de la Plaza del Rey Tomislav, donde puedes vivir un auténtico cuento de hadas.

El centro de Europa acoge numerosos mercados navideños con gran encanto. La plaza más bonita de Viena, la del Ayuntamiento, se transforma en un mercadillo mágico de cuento de hadas. Regalos de Navidad, artículos de decoración de todo tipo, dulces y un aroma de pan recién hecho y vino caliente inundan cada puesto del mercadillo. Y los árboles en torno al Ayuntamiento se decoran con brillantes luces y juegos festivos.

Pero también vale la pena visitar en Viena el mercado navideño frente al Palacio de Schönbrunn. Este edifico imperial da un toque único en un ambiente romántico.

Y como no, una de las capitales más bonitas de Europa tiene que estar en esta lista de los mejores mercados navideños del continente. Praga, con su inolvidable atmósfera, se viste de luces y fiesta en numerosas plazas históricas para acoger estos mercadillos de Navidad.

Uno de los sitios más populares es la Plaza de la Ciudad Vieja, con un ambiente muy familiar. Puedes degustar delicatesen de la cocina tradicional checa como cerdo asado, morcillas o muffins, y todo acompañado de cerveza local o vino caliente.

Y si pasas por Budapest en esta época, no puedes perderte el mercado navideño que se ilumina frente a la gigantesca Catedral de la capital de Hungría. Las delicias locales como el “flódni”, un pastel típico húngaro, te maravillarán. Y los puestos venden regalos de la época.

Además, puedes disfrutar de una pista de patinaje sobre hielo entorno al árbol de Navidad. Y el espectáculo de luz y sonido sobre la fachada de la Catedral es un espectáculo que merece verse varias veces.

Suiza es otro de los países que identificamos con la Navidad. En Basilea celebran cada año uno de los mercados navideños más antiguos. En 2017 es la 40ª edición. Quizá uno de los más bonitos y grandes del país. La Ciudad Vieja de Basilea crea una atmósfera que te cautiva con sus luces de Navidad y las fachadas de los edificios brillan con un color dorado. Y cientos de árboles iluminados te marcan el camino hasta los mercados navideños de Barfüsserplatz y Münsterplatz, una de las plazas más bonitas de la ciudad. Además, más de 180 artesanos y comerciantes ofrecen todo tipo de productos en casetas de madera tradicionales.

Y si lo que buscas es comida, encontrarás delicias típicas suizas como waffles, glühwein,  el genuino Läckerli de Basilea, la tradicional racleta suiza o las populares salchichas asadas.

La preciosa Berna instala su mercado navideño en el corazón de la Ciudad Medieval, Patrimonio Mundial por la UNESCO. La Plaza de la Catedral, Münsterplatz, se llena de casetas que venden artesanía local y delicias culinarias. Pero se trata de un mercado muy tranquilo, sin agobios. Otro mercado especial de Berna se levanta en Waisenhausplatz, en la Plaza del Orfanato.

Y no lejos de Suiza, en la frontera entre Francia y Alemania, llegamos a Colmar. Ya de por sí el pueblo es precioso, pero en esta época la magia inunda sus calles con cinco mercados navideños. Las estrechas calles y las centenarias casas de madera de colores ceden su esplendor a mercadillos íntimos y auténticos. Cada mercado es como una villa en miniatura, con artesanos que proceden de la Alsacia. Colmar es irrepetible en esta época.

Siguiendo ruta hacia el Norte de Europa, paramos en Bruselas. Aquí podemos disfrutar de un mercado navideño de dos kilómetros de longitud que ilumina las calles de la capital belga. Aparte de los coloridos puestos callejeros, tenemos la posibilidad de patinar sobre hielo y admirar un asombroso show de luz y sonido.

Y antes de llegar a Tallin, ¿por qué no una parada en Helsinki? La capital de Finlandia acoge un tranquilo mercado familiar en Senate Square. Lo más destacado, la variedad de comida y bebida en su pequeñas casetas.

Tallin es el punto final de nuestra ruta por los mejores mercados navideños de Europa. Si ya de por sí la capital de Estonia supone vivir un auténtico cuento de hadas, en Navidad se multiplica la sensación. Un gigantesco árbol navideño domina la histórica Plaza de la Ciudad en la que se instalan casetas tradicionales de madera que venden artesanía tradicional. El aroma del vino caliente y el pan de jengibre inundan el coqueto ambiente que crean las luces navideñas.

Y así acabamos nuestro recorrido por los mercados navideños de Europa. Si tienes dudas o preguntas de cualquier tipo, contáctanos por email a info@consejerosviajeros.com o deja tus comentarios a continuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *