Ruta por Malasia, crisol cultural asiático

Malasia es uno de los países más desarrollados del Sureste Asiático, pero también uno de los más tradicionales. En poco espacio combina varias culturas y muchas sorpresas que valen la pena descubrir.

Malayos, chinos e indios conviven pacíficamente en Malasia. Este país combina una belleza natural única, playas paradisíacas, pueblos históricos y capitales asombrosas. Y cuenta con Borneo, un destino incomparable.

Viajar por Malasia es fácil. Cuenta con buenas infraestructuras y medios de transporte. Y el aeropuerto de Kuala Lumpur es de los más internacionales, con conexiones aéreas a todo el mundo. Puedes entrar en el país por esta vía, o bien por tierra desde Tailandia o Singapur, bien comunicados.

Nosotros llegamos en tren desde Tailandia, y esta sería la ruta ideal por Malasia. Antes incluso de entrar en el país puedes visitar Pulau Langkawi, una fascinante isla de playas paradisíacas y buen buceo, ubicada en el Mar de Andamán. Tienes más información en este artículo.

La primera parada de nuestra ruta por Malasia es Georgetown, la capital de la isla de Penang. La ciudad es sorprendente, con una rica herencia colonial británica que se refleja en sus fabulosos edificios. Pero también puedes disfrutar de la cultura tradicional china en China Town o del colorido de Little India. Su arte callejero y sus sorprendentes templos no te dejarán indiferente. Y además, su Parque Nacional, sus playas y las vistas desde Penang Hill te maravillarán. Una isla que ofrece mucho y a la que vale la pena dedicar al menos dos días.

Desde Penang, lo ideal es dirigirse a las Cameron Hihglands, una zona montañosa en la que visitar las plantaciones de té, para continuar hasta Taman Negara, un Parque Nacional de selva tropical. Naturaleza pura. El trayecto es largo y tendrás que combinar bus, furgoneta y barca para llegar, pero la recompensa es valiosísima. La jungla te cautiva con gigantescos árboles y disfrutarás de expediciones de senderismo fascinantes.

Y desde Taman Negara, a Kuala Lumpur. En tren, con el Jungle Train, o en bus. La ciudad más grande de Malasia supone un cambio radical de la naturaleza a la urbe. Recuerda que la capital del país es Putrajaya.

KL, como se le conoce, merece un par de días de visita. Además de visitar las Torres Petronas (recomendable por la tarde hasta que enciendan las luces) y las impresionantes cuevas Batu, no te puedes perder los barrios de China Town o Little India, la colonial Plaza Merdeka y otros templos hindús, taoístas y mezquitas de la ciudad.

Continuando nuestra ruta por Malasia hacia el sur, llegamos al curioso pueblo de Melaka, o Malaca. Esta ciudad multicultural es un remanso de paz con grandes atractivos. De origen portugués, conserva restos históricos en su fortaleza y su centro antiguo y, en días claros, puedes ver la isla de Sumatra a través de su estrecho. Monta en uno de sus coloridos, divertidos y estrambóticos bici-taxis. No te arrepentirás.

Y ya desde Malaca, para finalizar la ruta por Malasia, hay varias opciones. Cruzar a Singapur, una ciudad sorprendente (más info aquí), relajarte en las islas Perhentian, Kapas o Tioman (si has empezado en Langkawi) o aventurarte en la indescriptible Borneo.

Si vas entre Abril y Octubre, es la época seca de la Costa Este de Malasia, época de lluvias en la Oeste, por lo que lo recomendable sería pasar unos días en las islas Perhentian. Este paraíso de playas casi vírgenes, de indescriptible belleza y naturaleza pura, apenas recibe turistas. Y además, es un afamado destino de buceadores debido a las maravillas que ocultan sus aguas. Para llegar aquí hay que ir hasta Kota Bharu y desde aquí a Kuala Besut para tomar el barco a las Perhentian.

Menos conocida es Pulau Kapas, otro paraíso de playas y naturaleza. Y otra opción es ir a Pulau Tioman, desde Mersing, también en la Costa Este. Aunque cuenta con buenas playas y una sorprendente flora y fauna, su principal atractivo es el buceo o el snorkel en sus aguas.

Cualquiera de estos tres destinos es ideal para relajarte en sus playas paradisíacas.

Pero si te llama más la flora y la fauna local, no te pierdas Borneo, un paraíso de selva tropical con gran diversidad de especies. Aunque para este destino necesitarás varios días, mínimo una semana. Esta isla, repartida entre Malasia e Indonesia, es hogar de sorprendentes y enormes orangutanes. Tienes que volar a Kucking o Kota Kinabalu desde Kuala Lumpur, y entre sus atractivos, además de los orangutanes, no te pierdas las cuevas de Niah, los monos narigudos de Bako, los impresionantes paisajes de Gunung Mulu, la subida al Monte Kinabalu, la selva de Kubah o el buceo de Sipadán. Borneo es una explosión de naturaleza, algo indescriptible.

Y así completamos nuestra ruta por Malasia. Si te ha quedado alguna duda o tienes cualquier pregunta, puedes dejar tus comentarios a continuación o escribirnos por email a info@consejerosviajeros.com

Y si te ha gustado el artículo, puedes compartirlo en las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *