Singapur, sorpresas de una ciudad-estado

Singapur es sorprendente. No importa si ya has estado, al volver, te sorprenderá de nuevo. Es una ciudad en constante cambio, en continuo desarrollo, pero que deja atrás importantes núcleos de tradición que se conservan en este minúsculo país.

Hasta hace poco más de 15 años, el aspecto de Singapur era radicalmente distinto al que podemos ver hoy. Y al ritmo que van, seguramente dentro de otros 15 años la ciudad será totalmente diferente. Por eso, Singapur siempre guarda una sorpresa para quien la visita, y aquí os descubrimos algunas.

Disfrutando de la comida de un Hawker Center
Disfrutando de la comida de un Hawker Center.

Lo primero que llama la atención de Singapur es su centro financiero, conocido como el CBD (Center Business District), una zona de enormes rascacielos acristalados donde se encuentran alguna de las empresas financieras más importantes del mundo. Su perfil dibujado desde lejos es verdaderamente llamativo, y cada año varía, ya que siguen construyendo nuevos edificios. Aunque es una zona moderna, es aquí donde podemos encontrar algunos de los mejores Hawkers, centros de comida tradicional donde podemos disfrutar de verdaderos platos locales a muy buen precio. Ten en cuenta que Singapur, en comparación con sus vecinos asiáticos, no es barato, por lo que este es uno de los secretos de esta ciudad que no te debes perder.

Mezcla de edificos coloniales y enormes rascacielos en Singapur.
Mezcla de edificos coloniales y enormes rascacielos en Singapur.

Mezclados con los enormes edificios financieros, se encuentran otros más antiguos de estilo colonial que recuerdan el estatus de Singapur como colonia británica que fue. No lejos de la zona del río descubrimos Collyer Quay y Clifford Pier, donde los primeros colonos pusieron pie a tierra. Desde allí es fácil llegar al puente colonial de hierro de Cavenagh, para continuar ruta viendo el impresionante Victoria Memoria Hall, la curiosa Corte de Justicia que parece sobrevolar un ovni, el Ayuntamiento, la Catedral de San Andrews o el mítico Hotel Raffles, donde podemos tomar el famoso Singapore Sling a la vez que descubrimos un edificio lleno de historia y tradición. No os lo perdáis; aunque no sea un secreto, poco saben que puedes entrar sin ser cliente, siempre que cuides tu aspecto (no digáis que yo os lo he dicho).

La sorpresa de perderse en Chinatown.
La sorpresa de perderse en Chinatown.

Quizá de lo más curioso de esta ciudad-estado es la mezcla de tradición y desarrollo. Lo tradicional se observa en los barrios de Chinatown y Little India, donde cada comunidad conserva y practica su cultura propia. En Chinatown descubriremos calles llenas de gente que compran todo tipo de artículos y se mueven frenéticos entre edificios que combinan sus fachadas coloridas con letras chinas. En Little India, el aroma que se respira es indescriptible: curry, especias, picante… sabréis que estáis en este barrio con tan solo olerlo, además de los curiosos templos que se encuentran por las distintas calles y en las que se rinde culto a los dioses indios. El ritmo es totalmente diferente al del barrio chino, más pausado y tranquilo. Justo al lado podemos adentrarnos en el distrito árabe, para visitar la Mezquita del Sultán.

Gardens by the Bay es uno de los nuevos secretos de Singapur.
Gardens by the Bay es uno de los nuevos secretos de Singapur.

Si queremos escaparnos del centro y buscar zonas más tranquilas, hay que adentrarse en Gardens by the Bay, una enorme área verde en el centro de la ciudad que nos permite pasear entre plantas botánicas con preciosas vistas del distrito financiero y el impresionante Marina Bay Sand Hotel. Este complejo, que forman tres edificios que dibujan un barco, es un enorme centro comercial con hotel y casino, donde las vistas desde lo alto, con su piscina infinita, son realmente impresionantes. Podemos subir de día, o de noche, y si lo hacemos al atardecer, mejor pasarnos antes por la bahía para disfrutar de un precioso espectáculo de luces y sonidos, cada tarde a las 20 horas.

Llegando al punto más al sur del continente de Asia.
Llegando al punto más al sur del continente de Asia.

Otra zona de escape es Sentosa Island, la playa de Singapur. Dependiendo del día en que vayamos, más que lugar de escape será lugar de masificación, ya que los locales acuden en masa los fines de semana, principalmente para disfrutar de la playa y de todas las atracciones que ofrece este complejo, como parque de atracciones, minigolf, karts y otras actividades. Si vas con idea de playa, ten en cuenta que en Singapur llueve todos los días, sí, cada día, aunque pueden ser sólo 5 minutos, pero te aseguro que tendrás tu chaparrón diario. Por cierto, en Sentosa puedes llegar al punto más al sur del Asia continental, para presumir.

Vistas desdel el Pinnacle at Duxton.
Vistas desdel el Pinnacle at Duxton.

Pero quizá, uno de los mejores secretos, que muy poca gente practica, es subirse a las azoteas de los edificios para contemplar las impresionantes vistas de una ciudad en continuo desarrollo. Está bien subir a la terraza del Marina Bay Hotel, pero mi recomendación es acudir al Pinnacle at Duxton, un edificio en una zona más tranquila donde las vistas desde su azotea, además de impresionantes, te permiten observan todo el desarrollo y la evolución de toda la ciudad. Es una escapada que hará que valga la pena tu día.

Dibujo del skyline de Singapur.
Dibujo del skyline de Singapur.

Algo diferente también es el Night Safari de Singapur, donde los animales no están en jaulas sino que viven sueltos en zonas habilitadas para que puedan visir en semilibertad. Eso sí, evitar para esta visita el ir en fin de semana no queréis hacer horas de colas con multitud de gente chillando rodeándote por todos lados.

Y hay otros secretos de Singapur, cada vez más y más nuevos, ya que no deja de sorprendernos en cada nueva visita. Para saber más de este lugar, no dudéis en contactarme por email o dejar vuestros comentarios a continuación. También os agradecería le dierais al Like en Facebook o compartierais este artículo en Facebook o Twitter.

info@consejerosviajeros.com

One thoughtful comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *