Puerto de Mykonos, la reina de Grecia

Todo crucero por las islas griegas que se precie tiene que hacer escala en el puerto de Mykonos. Un destino de estupendas playas, preciosos pueblos como Chora, una puesta de sol única y una vida nocturna envidiable. Pero hay más.

Cuando tu crucero llega al puerto de Mykonos, hay dos posibilidades. O fondear frente a la capital, Chora, y utilizar el servicio de lancha para llegar a tierra. O atracar en Tourlos, a unos 3 kilómetros de Chora.

Si coincide que tienes que usar los tender del barco, las lanchas para llegar a tierra, esta te dejará justo en Chora, por lo que en 3 minutos a pie puedes pasear por esta preciosa villa de casas blancas, callejuelas estrechas y postales preciosas. Uno de los grandes atractivos de este puerto de Mykonos.

Pero la gran mayoría de cruceros atracan. Para llegar a la capital, tienes dos opciones: caminar por una carretera estrecha y puede que peligrosa bajo el sol durante 30 minutos hasta llegar a Chora (en la foto de abajo puedes ver el trayecto de derecha a izquierda a lo largo de la costa); o tomar el shuttle bus que va y viene continuamente desde el barco hasta la entrada a la ciudad. Si quieres visitar Mykonos por tu cuenta, esta sería la opción más recomendable.

En esta isla hay mucho que hacer, para todos los gustos. El paisaje es típico de las Cícladas, árido. Pero cuenta con excelentes playas. Las distancias son cortas, por lo que es fácil recorrer Mykonos en poco tiempo. Conocer sus playas, sus monasterios, sus restos arqueológicos y sus villas blancas.

Si empezamos por las playas, de arena fina y aguas cristalinas, hay algunas muy famosas. Entre las más conocidas están Ellia, la más grande de la isla, Super Paradise y Paradise beach, donde se concentra la fiesta durante el día.

Si buscas algo tranquilo y familiar, la playa de Ellia es una buena opción. Está bien comunicada por bus desde Chora y dispone de todas las facilidades de una playa con restaurantes, sombrillas y tumbonas. Si buscas algo más salvaje, la playa de Panormos está menos desarrollada y es más difícil de llegar. Muy cerquita de Chora está la playa de Platys Gialos, ideal para ir antes o después de visitar la capital.

Y si buscas fiesta con música desorbitada, Dj´s y desnudos, Super Paradise o Paradise beach debe de ser tu destino. Un lugar de desenfreno día y noche.

Aun así, esta escala en el puerto de Mykonos ofrece más posibilidades. Puedes visitar el Monasterio de Ano Mera, del siglo XVI. Destaca su torre campanario, y en su interior puedes admirar reliquias Bizantinas. En la villa de Ano Mera donde se encuentra el Monasterio hay otros restos históricos como el Monasterio de Paleokastro y las ruinas de un Castillo Bizantino.

Pero si buscas ruinas, puedes hacer una excursión a la isla de Delos, considerada el lugar de nacimiento del Dios Apolo. Es una isla deshabitada, con numerosos restos arqueológicos de lo que en su momento fue una ciudad sagrada. Puedes ver el Puerto Sagrado, hoy seco, la Terraza de los Leones o las Casas de Cleopatra y Dionisio. Eso sí, no hay sombra alguna, y el sol puede pegar fuerte. Vete preparado con agua, sombrero y crema solar abundante.

Y si tu idea es pasar un día tranquilo en el puerto de Mykonos, lo ideal es dirigirse a Chora, la capital. Una ciudad preciosa, muy acogedora. Entre sus atractivos principales no puedes perderte la iglesia de Panagia Paraportiani. La verás en el puerto del pueblo, en Kastro. Una construcción blanca del siglo XIV que en realidad son cinco iglesias en una con una curiosa forma.

Pero lo más bonito de Chora está en la Pequeña Venecia, un barrio donde las casas blancas con acogedoras terrazas se enfrentan al mar. Hay numerosos cafés y restaurantes y es el lugar más popular para disfrutar de una puesta de sol cautivadora. Justo al lado puedes ver Kato Mili, los Molinos de Viento. Un conjunto de 7 molinos históricos que ofrecen una bonita panorámica de la Pequeña Venecia. Y que valen la pena conocer y visitar.

Después, piérdete por las estrechas callejuelas blancas, llenas de luz, de Chora. Enamórate de su ambiente, de sus tiendas y de sus cafés. Y no te olvides de regresar a tu crucero, salvo que quieras disfrutar de la vida nocturna de la isla, de las más famosas y locas de Europa.

El puerto de Mykonos es puerta de entrada a una isla preciosa y mitológica. Según la leyenda griega, fue Mykono, el hijo de Apolo, quien dio nombre a este destino y hoy brilla con su luz.

Si te han quedado dudas sobre Mykonos o tienes cualquier pregunta sobre esta u otra isla griega, puedes escribirnos un email a info@consejerosviajeros.com o dejar tus comentarios a continuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.